jueves, 31 de enero de 2013

La Ley de compra de sexo de Noruega

788bf1525d678a886391ace0d24c3b4f
¿Cómo reaccionaríais ante la siguiente situación: El gobierno promulga una total prohibición de la compra de cualquier tipo de alcohol debido a que pretende acabar con todo contrabando ilegal que intente introducir alcohol en el país. Comprar una botella de vino sería considerado un delito. Las tiendas de vino podrían seguir abiertas y serían consideradas un negocio legítimo, pero no se permitiría que nadie comprara nada en ellas. ¿Impediría esto que la gente comprara alcohol en otra parte? Difícilmente. ¿Florecería el comercio ilegal? Sin duda. ¿Demostraría esto lo absurdo de una iniciativa de prohibición tan fervorosa? Ciertamente. ¿Qué lógica tiene castigar al cliente por cualquier contrabando que sea llevado a cabo por una entidad exterior? Ninguna 
Estaréis pensando probablemente que es ridículo penalizar a personas inocentes para combatir un problema exterior. Sí, bien podéis pensar así, pero en Noruega estamos sometidos a una ley que hace precisamente eso —considerar delincuentes a un grupo inocente. Para ganar apoyo para tal ridícula ley tenéis que convencer a vuestra audiencia de que la prohibiciòn es lo correcto. Noruega es un pequeño país en el que lo moralizante se ha vuelto popular y el fanatismo está experimentando un renacimiento. 

Algunas consideraciones sobre el fanatismo 

Una buena amiga mía me dijo una vez: “Para comprender la mentalidad de los fanáticos tendrías que haber sido una adepta; una integrante de su movimiento. Cuando se discute con fanáticos es inútil hacer referencia a estadísticas o investigaciones, esto sólo consigue impulsarles a una mayor resistencia y refuerza su fe. Para que se conozca a los fanáticos necesitas mostrar al mundo su auténtica naturaleza; cómo usan argumentos supresivos y procuran que sus prejuicios y desprecios tóxicos se extiendan como una epidemia, hasta que se transmite el virus que portan. Si logras desvelar la naturaleza de los fanáticos, puedes verles como son realmente, y darles la espalda. No dejes que se te acerquen. Con eso es suficiente”. 
Le pregunté a quién definía como fanáticos. Me contestó: “Bueno, cualquiera se puede convertir en un fanático. Pero algunos son más viles que otros y no renunciarán a su obsesión. El fin justifica los medios y los medios son bastante brutales. Todo se reduce a un juego cínico sobre la conciencia de su objetivo y, desde luego, permanecen insensibles a toda crítica. Yo he estado allí, y sé de lo que hablo. Pero en la actualidad he logrado identificar y reconocer mi propia manía y cambiar. En primer lugar, uno debe entender que el mensaje del fanático afecta absolutamente a todos los que le rodean. Por tanto, tienes que desvelar su auténtico horror. Esto puede ser de utilidad”. 
Continuó: “Los fanáticos suelen ser ciegos a sus propios errores, pero incesantemente buscan los errores de los demás. Los estilos de vida alternativos parecen ser sus objetivos preferidos. A menudo han adoptado una doctrina que les da un sentido de vocación; algo fundamental por lo que hay que luchar, o contra lo que hay que luchar. Buscan meticulosamente aliados que puedan nutrir la atractiva dramaturgia de la seducción de masas y, de forma no muy distinta a la influencia del alcohol, se muestra proclives a absorber los argumentos animados de los demás. Pero el marco real de los fanáticos es cómo promueven sus propios puntos de vista. De alguna manera, asumen que no pueden estar equivocados, y son expertos en reventar debates con una retórica familiar con la que insinúan que sus adversarios deben ser viciosos, misóginos, egoístas, demasiado dañados para reconocer su propia situación, no sabiendo lo que es mejor para ellos, o bien deben haber sido sometidos a un lavado de cerebro. La ironía es que los fanáticos a menudo poseen ellos mismos estas características. 
Los fanáticos luchan contra lo que no les gusta; contra lo que desprecian. Nada puede superar la densidad de su condescendiente autocomplacencia, porque su autocomplacencia es inmune a la lógica. Y lo peor de todo es que los fanáticos afectan a todo aquel que les rodea”. 

Creando criminales 

Volvamos a la actual situación en Noruega, y la imaginaria prohibición de compra de alcohol. ¿Te sugiere alguna analogía? Bien, Noruega es un pequeño país, saturado de fanatismo en donde menos desea una encontrarlo: en la legislación. Parecería que estamos descontentos con el número de criminales que hay en el país, ya que los políticos promueven legislaciones que crean nuevos criminales a partir de gente corriente; hombres y mujeres normales. 
La Ley de Compra de Sexo es un ejemplo patente. Esta ley demuestra claramente hasta qué punto puede extenderse la intolerancia y lo ampliamente extendido que está el fanatismo en la actualidad. Está dispersado en todas direcciones y sus consecuencias funestas se extienden como ondas en el agua. ¿Por qué no captó el Parlamento la vileza de la propuesta hace cuatro años? ¿Cómo pudo una pequeña fuerza coaligada sacar adelante la controvertida propuesta —aunque fuera por una estrecha mayoría? Ciertamente, los perplejos miembros del Parlamento fueron seducidos por la agenda táctica de los fanáticos: “Pararemos a los inmorales compradores de sexo porque eso beneficiará seguramente a las prostitutas a largo plazo”, por no mencionar sus intolerables juegos mentales: “¿No quieres lo mejor para las prostitutas?”, “¿No serás tú un cliente?”, “Si votas contra la ley estás favoreciendo indirectamente la trata de seres humanos”. 
Comprar sexo se convirtió en algo ilegal de la noche a la mañana y los clientes del sexo se convirtieron de repente en criminales. Los políticos mostraron su propio desprecio por los clientes del sexo y una aguda urgencia por “salvar” a lxs trabajadorxs sexuales anuló las advertencias de los especialistas en el tema, las protestas de lxs trabajadorxs sexuales y de los parlamentarios más sobrios, que adelantaron claras predicciones. De esta forma, los disidentes fueron denunciados y los inocentes, criminalizados. 

Cómo engañar a toda una nación 

Obviamente, el gobierno no habló en voz alta del muy grande número de hombres y mujeres que vendían voluntariamente sexo en este país, y lo disfrutaban. Y pocos se atrevieron a admitir que hay miles de clientes en este país que no se parecen al retrato estereotipado del “hombre miserable que no puede conseguir sexo gratis” o “el abusador misógino”. Desde luego, admitir eso habría socavado la validez de la ley. Sin embargo, las historias de horror de la presunta trata se nos contaron repetidamente. Los fanáticos usaron estas historias para tener en jaque a sus compañeros políticos, al público y a los medios. Y todos ellos fueron seducidos fácilmente. 
Este es el traidor debilitamiento de todo un pueblo. 
El juego calculador del fanatismo no concierne sólo a lxs trabajadorxs sexuales y sus derechos, a pesar de que lxs trabajadorxs han dicho una y otra vez que estarían mejor si no se penalizara a los clientes. El juego calculador del fanatismo no concierne sólo al modo como la trata de seres humanos se clandestiniza por la prohibición de compra de sexo. El juego calculador del fanatismo no concierne sólo a cómo lxs mismxs trabajadorxs deberían ser implicadas en el diseño de una regulación sensible que pudiera proporcionarlxs seguridad, derechos laborales, locales donde trabajar y la oportunidad de pagar impuestos. El juego calculador del fanatismo no concierne sólo a cómo lxs trabajadorxs se sentirían mejor sin el estigma adicional que siempre viene con las leyes que cultivan la intolerancia. 
Más aún, las tácticas del fanatismo no conciernen sólo a los clientes que han sido estigmatizados y criminalizados por un debate moralizante y partidario. Las tácticas del fanatismo no conciernen sólo a clientes que no son responsables de ninguna trata o prostitución forzada. Esto último es un caso de culpabilización del inocente; hacer que los clientes carguen con la culpa de cualquier delito que pueda haber cometido otro; sólo porque conviene. En Noruega, muchos ciudadanos votaron por políticos que luego prohibieron relaciones sexuales consentidas entre adultos. 
Aunque los ejemplos mencionados de desprecio y desviación de la justicia deberían ser suficientes para pulverizar la Ley de Compra de Sexo, obviamente no lo son para convertir a los fanáticos más acérrimos. 
Sin embargo, hay mucho más que esto. 

La ley lo invade todo 

En este mismo momento, la moral, la religión y el desprecio personal de los fanáticos interfieren con las vidas y decisiones personales mías, vuestras, de vuestros parientes y amigos. Debemos darnos cuenta de cómo los efectos de los argumentos legales están invadiendo nuestra privacidad: la libertad de elegir cómo realizar sexo consensuado es sustituída por una prohibición forzada. La alegría del sexo consensuado es sustituída por el cepo de hierro candente de la vergüenza. El reconocimiento de las decisiones ajenas es sustituído por el prejuicio y el error. 
En el corazón de este asunto radica otro tema que nos concierne a todos. Un acto sexual es siempre una transacción  —y el pago viene en forma de valores tangibles o intangibles. Y no hay nada malo en esto, todos estamos en el mismo barco. Dicho de otra manera: el sexo nunca es gratis —aunque a una le gustaría aferrarse a esta idea. 
Pongamos un breve ejemplo:
Elegir a alguien para tener sexo casual nunca es gratis. Una noche de sábado normal en cualquier ciudad a menudo tiene estos ingredientes previos a una transacción sexual: un taxi para ir a un nightclub, el precio de la entrada, las bebidas, una cena ligera, otro taxi para volver a casa y después, sexo. ¿Te ha pasado alguna vez? Pues puedes sumar los costes de tener sexo “gratis”. 
En una relación (o matrimonio) completamente normal hay una infinita variedad de componentes que dirigen las transacciones sexuales. Pagas, por ejemplo, con la promesa de fidelidad, apoyo, amor, gastos compartidos, vacaciones y el regalo ocasional. Suma los costes de tener sexo “gratis” en una relación. 
Un cliente va a unx trabajadorx sexual para realizar una transacción sexual consensuada. Lx trabajadorx sexual deja claro qué servicios están disponibles.  El dinero por los servicios se paga por adelantado y se realiza la transacción. ¿El coste por consumar sexo? En este caso $300.    
A la vista de estos ejemplos, ¿no es un poco irónico que el Estado haya introducido en realidad una prohibición general del sexo; una prohibición que también incluye a los políticos? Si decidís no hacer caso a la ley, yo no os juzgaré, podéis estar seguros. Recordad, sin embargo, que esta prohibición afectará siempre a alguien de vuestro entorno; en su subconsciente yace la idea discordante de que las transacciones sexuales se han convertido en algo ilícito y pecaminoso, y que la prohibición les ha privado de la oportunidad de realizar una actividad vital para la salud y el bienestar, tanto físico como mental. 

Y ahora ¿qué? 

La ley ha dejado un rastro de motivos para emprender acciones legales en Noruega: la pérdida de ingresos de lxs trabajadorxs sexuales, sus deterioradas condiciones de trabajo, la injusta penalización de los clientes y un aumento del acoso y la estigmatización. No es improbable que tales acciones legales se emprendan en el futuro. Una estigmatización iniciada por el gobierno muestra claro paralelismo con el racismo; casos de crueldad y discriminación deliberada —ya sea en sectores privados o públicos— son frecuentemente debatidos en los tribunales, y se reclama una indemnización si el acusado es hallado culpable. ¿Qué pasaría si los políticos que han estado a favor de la ley fueran hechos personalmente responsables por todo el sufrimiento que han causado a todo un pueblo? ¿A qué consecuencias deberían hacer frente? 
Más aún, es fácil perder el respeto a una policía que acosa a trabajadorxs sexuales y persigue a gente corriente que es etiquetada como criminales. Hay bastantes más auténticos criminales que detener en Noruega. Cuando la policía aplica una ley tan obviamente moralizante y violadora de derechos, pierde un respeto que será difícil recuperar. En un país llamado libre como Noruega, los agentes a los que les resulte incómodo aplicar esta ley tienen derecho a buscar otra profesión. Muchos agradeceríamos tal acción y no nos sería difícil simpatizar con ella. 
La solución ideal, sin embargo, sería que el gobierno recapacitara y reconociera el desastre legislativo, derogara la prohibición y se concentrara en hallar buenas soluciones para lxs trabajadorxs sexuales y sus clientes, cosa que es posible hacer. Si no ocurre esto, recordad tan solo las próximas elecciones generales de 2013, y que un voto al actual gobierno es también un voto para que siga existiendo la Ley de Compra de Sexo. 
Para prevenir similares desastres en el futuro, sería conveniente nombrar en el Parlamento un grupo de personas de alto nivel de educación, política y religiosamente neutrales, cuyo mandato fuera detener propuestas de ley que estuvieran claramente ancladas en el moralismo, la religión y la falta de respeto  fundamental por la singularidad del individuo. Las claras recomendaciones de la ONU sobre tal legislación no deberían ser ignoradas sin que hubiera serias repercusiones. ¿Por qué? Porque la ley se aplica a todos y porque el fanatismo no conoce límites. 
El punto principal es claro y sencillo: si queréis tener sexo consensuado —cualquiera que sea la transacción— nadie debería deteneros. Si no queréis tenerlo, pues muy bien. Lo central aquí es la libre voluntad, pero lo opuesto a la libre voluntad es la Ley de Compra de Sexo. 
Esta es la cruel prescripción del Estado Niñera: miseria para toda la población de Noruega. Un ejemplo a no seguir.

Testimonios de prostitutas: Carolina Hernández

Cuando Hetaira decide empezar esta aventura de autoorganizar y defender los derechos de las prostitutas, en marzo de 1995, hablar de prostitución abiertamente y desde las propias prostitutas era impensable. Se trataba de un tema bochornoso, cargado de prejuicios sociales. Actualmente, nosotras, las putas, hemos conseguido ponernos voz y rostro y unirnos al resto de mujeres para reivindicar nuestros derechos. Decía una compañera, de las que empezó, que no creía que fuera posible llegar hasta aquí. Creo que esto ha sido posible gracias a las ganas y el entusiasmo que no nos han abandonado, ni siquiera en las situaciones más desalentadoras. Dar la cara es extremadamente difícil, pero merece la pena arriesgarse y es un paso imprescindible para que se escuche nuestra voz.

Conocí Hetaira a través de La Libertina, la unidad móvil con la que nos visitaban en la Casa de Campo. Me llamó la atención la alegría que sabían transmitirnos y también el que se preocuparan por nosotras. Por eso decidí un día que yo también quería ser una "hetaira", sin saber que también, un día, llegaría a ser "princesa" en una película. Siempre deseé que mis amigas, mis compañeras, participaran de la experiencia, así que empecé a explicarles que había un lugar donde nos ayudaban, un lugar donde se luchaba por nuestros derechos. Algunas de ellas decidieron sumarse al proyecto. En el año 2002, cuando las cosas empezaron a ponerse feas en la calle, nos armamos de valentía y coraje y decidimos realizar la primera manifestación de prostitutas en nuestro país. Salimos a manifestarnos a la calle de la Montera. Una de las líderes de esta calle, Heidi Rueda, fue una pieza fundamental para movilizar a las chicas. Teníamos miedo pero no dejamos que nos acobardara.
Durante estos años hemos vivido momentos inolvidables de alegría y también grandes sinsabores, pero hemos hecho todo lo posible para que la voz de las prostitutas se escuchase y se tuviera en cuenta. Yo misma he participado en las mesas del Congreso y el Senado y a los señores políticos no les ha quedado otro remedio que escucharnos, porque nosotras también sabemos expresarnos como ellos.
Hemos participado en encuentros internacionales de prostitutas. Nunca imaginé que yo, una trabajadora del sexo, estuviera sentada en el Parlamento Europeo, en la conferencia que se celebró en octubre de 2005 en Bruselas. También hemos luchado para dignificar nuestra imagen en los medios de comunicación, para romper con los estereotipos y las ideas prejuiciadas con las que se refieren a nosotras, donde tampoco les interesa nuestra palabra y nuestro discurso sino sólo el morbo que puedan vender.
A los políticos se les llena la boca diciendo que somos "esclavas sexuales" y que van a "ayudarnos", pero, por el contrario, todo lo que ponen en marcha nos perjudica enormemente y jamás tienen en cuenta nuestra opinión. Pero no nos hemos quedado quietas y hemos seguido protestando por todas las medidas absurdas que ponen en funcionamiento y que van contra nosotras.
Lo peor que pudo ocurrirnos han sido las conclusiones a las que llegó el Congreso de los Diputados, en 2007, unas conclusiones que nos llenan de dolor. El feminismo abolicionista nos borra de un plumazo y no admite que hayamos "decidido" ser prostitutas.
Pero no todo han sido cosas desagradables. Nunca imaginamos que, un día, sentadas en nuestra mesa de reuniones, alguien tocara el timbre y que esa persona fuera Fernando León de Aranoa, el director de cine. Traía una propuesta importante para todas, quería que le ayudáramos en la documentación de su película, Princesas, y todas nos pusimos manos a la obra. Ver a Fernando entregado, en nuestro mundo, fue divertido y emocionante. Le regalamos nuestras vivencias personales cotidianas. Él nos regaló la posibilidad de ser figurantes en su película. Y nosotras, las prostitutas, nos convertimos en princesas. Participar en la película, conocer a toda la gente de producción, compartir esos momentos, es algo que jamás vamos a olvidar. Candela Peña y Micaela Nevárez, desde su aprecio y ternura, nos pedían que le enseñásemos cómo lo hacíamos para poder aprender de nosotras.
Fuimos invitadas al estreno y posamos en la alfombra roja para la prensa. Después, para alegría de Fernando y nuestra, la película fue nominada a los premios Goya. El premio a la mejor canción original fue para Me llaman calle, de Manu Chao, quien prefirió que fuera en su lugar una de las chicas de la calle a recoger el premio, Margarita Carreras. En ese tiempo yo estaba en mi país, pero cuando vi las imágenes en televisión, ¡con esa presentadora nombrándonos! Fue realmente emocionante e importante para todas. Mil gracias a Fernando León de Aranoa y a Manu Chao por regalarnos ese Goya, que no sólo se encuentra en la oficina de Hetaira, sino que lo llevamos en nuestros corazones.
Además, siguieron las alegrías y ambos volvieron a contar con nosotras en la realización del videoclip de la canción. Fueron bonitos los días que pasamos juntos otra vez. Es difícil explicar con palabras lo que sentí y viví, pero ver a mis compañeras entregadas, de nuevo, en un proyecto tan gratificante es algo que nunca olvidaré. Los amargos momentos que hemos vivido han sido recompensados con estos momentos de felicidad, de trabajar unidas para conseguir todos los derechos que aún nos niegan.

Carolina Hernandez es trabajadora del sexo y miembro de Hetaira. Este artículo ha sido publicado originalmente en el nº 32 de la Revista Pueblos, junio de 2008.


lunes, 28 de enero de 2013

La prostitución en las calles de Madrid.





Las dos hermanas aseguran que el miércoles fue la primera vez. Se vistieron en el diminuto piso que comparten en el centro de Madrid, se pintaron frente al espejo y cogieron un taxi hasta Capitán Haya, una zona de hoteles. Le pidieron al taxista que volviera a recogerlas en unas horas. Luego se colocaron en una esquina, nerviosas, esperando a que un hombre las mirara.
Tres días después, el viernes 30 de agosto, dicen que fue la última. Nacieron en la República Dominicana, pero tienen nacionalidad española, y el nombre de las dos empieza por la misma letra: G. La mayor, de 53 años, fue cocinera hasta que en 2010 perdió el trabajo. La pequeña, de 43, se quedó sin su empleo de auxiliar de clínica por las mismas fechas. “No lo habría hecho si no fuera porque tengo tres muchachos. Me echaría un novio y ya está”, cuenta. Ella se vistió con unos pantalones azules y una chaquetilla roja; su hermana, con una falda negra muy corta.
La presión de la competencia genera que las mujeres se expongan a más peligros
Los problemas empezaron pronto. Una fuerte rivalidad se había trenzado con las 20 rumanas que ocupaban la esquina de Capitán Haya. “Ya nos habían dicho que teníamos que irnos porque la zona era suya, pero ese día se fueron para nosotras”, explican las hermanas. La pelea fue brutal. “Me agarraron y me tiraron de los pelos. Me dieron bolsazos, patadas, arañones. Me levanté y corrí, pero me cayó el grupo detrás”, cuenta la pequeña. Reconoce que ellas tampoco anduvieron cortas a la hora de defenderse: “Con una navajita que llevaba por si acaso conseguimos quitárnoslas de encima”. Entonces llegó la policía, y las hermanas descubrieron algo demasiado tarde: que parándose en una esquina habían rebasado una línea a partir de la que ya no eran igual de ciudadanas; lo suyo era una mera trifulca de putas.
El atestado policial describe “una fuerte pelea entre mujeres” que se disuelve al aparecer ellos, dejando a las protagonistas “alteradas” y “sangrando algunas de ellas”. Los agentes aseguran que las rumanas les contaron que a la una de la mañana una de ellas al salir de un hotel había tenido “una discusión con otras dos mujeres de raza negra” porque todas “se dedican a la prostitución y las dominicanas estaban intentando quedarse con su zona de trabajo”. Las declaraciones recogen insultos y amenazas: “Te vamos a matar. Vete de la calle”. Algunas de las combatientes presentaban pequeños cortes en las manos o en los muslos de los que culparon a las dominicanas. Ocho rumanas declararon contra ellas y las dos mujeres terminaron en comisaría denunciadas por agresión.
Pasaron 72 horas detenidas, aseguran que no se les tomó declaración, no avisaron a sus familiares, y ahora tienen un juicio pendiente. Hablan del recuerdo como una pesadilla. La misma que están encontrando muchas mujeres que no ejercían la prostitución y que en los dos últimos años han salido a la calle acuciadas por la crisis económica para verse frente a un laberinto de violencia e inseguridad, mafias e incomprensión.

Luchas por el territorio

Para medir el aumento de la prostitución no existen cifras. Hay indicios. Uno es que entre enero y octubre de 2012 el centro Concepción Arenal, especializado en la atención de prostitutas que quieren cambiar de vida, atendió a 287 (90% extranjeras) cuando su media anual era de 197. El fenómeno arranca con la crisis, y en el año 2009 el número de altas se situaba en 133 mujeres, más del doble que en 2008. Otras asociaciones rubrican la tendencia. Médicos del Mundo, por ejemplo, asegura que el número de prostitutas a las que atendió subió en 2011 el 5,83%, en parte porque dedicaron más medios y en parte porque muchas mujeres que lo habían dejado volvieron por las estrecheces.
Manifestación de prostitutas en el centro de Madrid. / L. S.
Una ronda de conversaciones con especialistas revela hasta qué punto la situación con la que se encuentran en la calle es dura. “Cuando llegan nuevas mujeres tienen que luchar por su territorio”, cuenta Cristina, una de las trabajadoras de la unidad móvil del Concepción Arenal. Ha visto mil historias similares a la de las dos dominicanas. “Es un mundo muy individualista, y la nueva va a tener siempre más clientes. Así que, o tienes alguien que interceda por ti, o se te lanzan encima”.
En la unidad móvil recorren las zonas emergentes de la prostitución madrileña: el polígono Marconi, Vicálvaro y, sobre todo, el polígono El Gato, donde ha crecido más. “La prostitución es violencia”, cuenta Isabel, compañera de Cristina: “Están en polígonos sin protección, expuestas a clientes que las vejan, a robos, a agresiones, a niñatos que pasan en coche y les tiran piedras”.

Cifras inciertas

  • No hay censo nacional de prostitución. La última cifra, de 1995, es del Instituto de la Mujer y contabilizaba 300.000 meretrices.
  • Aproximadamente una de cada 10 prostitutas en el país es española. Las procedencias más comunes son América Latina, Rumanía y Nigeria.
  • El centro municipal Concepción Arenal atendió en 2012 a 287 mujeres, cuando su media anual era 197. Médicos del Mundo aumentó el 5,83% sus actuaciones en 2011 respecto a 2010, pero también contaba con tres nuevos dispositivos de atención.
  • De 2009 a 2011, 449 mujeres de las 714 atendidas en el Concepción Arenal consolidaron el abandono de la prostitución.
  • Según la ONU en 2010, el 19% de hombres en Europa han recurrido a servicios sexuales. En España, el 39%.
  • Una de cada siete prostitutas es víctima de la trata de blancas, sostiene el mismo estudio. En Europa sería preciso reclutar todos los años a unas 70.000 mujeres para la trata con las que remplazar a las que dejan el mercado.
En Vicálvaro, Cristina e Isabel han vivido de cerca la intervención policial para detener al cabecilla de una trama de extorsión que demandaba dinero a las chicas por ejercer en la zona. “Al principio yo pensaba que un proxeneta al menos protegía, pero ni eso”, cuenta Isa: “Solo las explotan”. El riesgo de caer bajo el poder de controladores de zonas es alto en algunas áreas. Aparte quedan las peleas espontáneas o los roces con las mafias que se dedican a trata de blancas.
Ana Delso Atalaya, directora del centro, no cree que haya que exagerar con la idea de que se está produciendo un éxodo a la prostitución de desempleadas comunes. Explica que la mayoría de las recién llegadas a la calle son personas “que estaban al borde” de la exclusión social. Sí coincide en el aumento del estrés y la violencia en un contexto de competencia extrema. El pastel se reduce y la guerra de precios es brutal. Junto a las agresiones, Médicos del Mundo alerta sobre otra larga serie de peligros sanitarios intensificados por la presión de la concurrencia: prácticas sexuales de riesgo, malos horarios, alta movilidad y la tensión que produce la situación familiar. “Muchas mujeres que dejan la calle muestran síntomas de estrés similares a los de veteranos de guerra”, explica Rocío de la Hoz, directora general de Igualdad de Oportunidades del Ayuntamiento: “La doble vida a la que se lanzan es a veces lo más devastador”. Penélope Piñera, psicóloga del Concepción Arenal, describe el aislamiento en el que se sumergen muchas para evitar que nadie pueda señalarlas como prostitutas en presencia de familiares. “¿Quién va a querer una amiga puta?”, cuenta que es una de las preguntas más frecuentes, junto al “¿Se me nota?”, que alguna plantea en voz baja al subirse al metro y cruzar la mirada con otros viajeros.

Tensión con la policía

Los expertos explican lo difícil que resulta que las mujeres que se encuentran con problemas en la calle recurran a la policía, sobre todo porque esta a menudo parece más pendiente de asegurar que la zona quede limpia o de fichar a inmigrantes irregulares. “¿Y así quién se va a atrever a denunciar una agresión o un abuso?”, protesta Elisa Arenas, de Hetaira. La posición de esta asociación es que la prostitución es un mundo heterogéneo dentro del que hay que acabar con la trata y los abusos pero, al mismo tiempo, asumir que muchas mujeres pueden ejercerla voluntariamente. Para estas últimas exigen una regularización de las condiciones de trabajo. “Empujando a la clandestinidad, las trabajadoras del sexo pierden poder para negociar el mismo uso de preservativos”, cuenta Elisa. “La prostitución no tiene que ser violencia, ni los clientes abusadores”, dice, para reconocer luego que ante las condiciones de indefensión en las que se ejerce hoy en la calle es muy difícil entender que las mujeres se expongan voluntariamente. “Pero no se puede plantear que todas las situaciones son malas”, insiste, “y hay que definir qué es la voluntariedad teniendo en cuenta las malas condiciones sociales y laborales: ¿cuánta gente en está atrapada hoy en una vida que le repugna?”. Hetaira defiende que la mejor solución a los males de las prostitutas está en la creación de condiciones de trabajo más dignas, como zonas protegidas, una idea que no coincide precisamente con la dirección en la que trabaja el Ayuntamiento de Ana Botella, partidario de multar a los clientes. Ana Delso propone como otras formas de mitigar los peligros una mejor colaboración entre policía y agentes sociales, una lucha más efectiva contra la trata, y más esfuerzos por escuchar a las prostitutas.
Ante las agresiones, las extranjeras
no acuden a la policía por miedo
La Policía Nacional no ha querido responder acerca de ninguna de estas cuestiones. Después de una semana de gestiones, un portavoz transmitía que el cuerpo no iba a participar en este reportaje “porque la prostitución no es un delito”. Explicó que sí podría colaborar en una información sobre proxenetas pero no acerca de los problemas de seguridad derivados de la prostitución “porque no son un tipo de problema en sí mismos, sino que es el mismo caso de dos personas que se pelean por sentarse en un banco”.
Las dos hermanas, G. y G., aseguran que han necesitado ansiolíticos durante meses. Cuando hablan de sus tres días en la calle insisten en que lo peor no fue el trabajo, sino la violencia que descubrieron. El parte médico que les hicieron en el hospital tras su pelea y paso por comisaría recoge hematomas, contusiones, contracturas, laceraciones y síntomas de ansiedad. La semana pasada supieron que la fiscalía apoya los argumentos de su abogado para sobreseer el caso de agresión: las denunciantes no estaban identificadas, no se las puede localizar, y el informe forense se elaboró sin que el médico viera a las supuestas agredidas, basándose solo en los partes de asistencia. El abogado concluye que las denunciantes “han utilizado con notable éxito a la Administración de justicia para deshacerse de la competencia”. Otra forma de barrer a las nuevas de las esquinas.
Con solo tres días de actividad, los síntomas de estrés que relatan estas hermanas se acercan mucho a los que describen los especialistas para las prostitutas traumatizadas. Aseguran que ahora les da miedo salir a hacer la compra. Que miran con desconfianza a las mujeres y a la policía. La mayor llora: “Jamás creí que mi vida fuera a ser así pero, cuando hay necesidad, algunas cosas ni las piensas”.

Nosotras somos putas Y vosotras ¿qué soís?

Posted in Nosotras somo putas
No soy una puta, soy la puta y, para ti, la señora putaMorgane Merteuil es trabajadora del sexo y activista. Reivindica  ejercicio de la prostitución como parte del derecho genuinamente feminista a escoger actividad, destino y profesión. “Prefiero la prostitución a trabajar en una fábrica“. Así de claro.
Sin embargo, sus reivindicaciones, como tantas otras visiones periféricas, se encuentra con las resistencias de los y las liberadoras. Las mismas resistencias que encuentran todos los feminismos subalternos, que deben luchar contra una opresión extra e inesperada: la de las activistas “centrales”, hegemónicas, que quieren imponer una única visión de como ser y como estar.
Merteuil equipara la situación de las trabajadoras del sexo con la situación de las mujeres que utilizan el hijab: sus identidades, razones y perspectivas se ven automáticamente unificadas por una mirada externa que no quiere matices: las unas y las otras son sumisas. Solo pueden entenderse como sumisas.
Os dejo a continuación la carta que envía Merteuil al feminismo hegemónico, y algunos links más con su trabajo.
A pesar de que os repetimos que “estamos bien, gracias” (o que si estamos mal, es menos debido a nuestro oficio que a vuestros discursos), continuáis queriendo hacer de nuestras decisiones el síntoma de un malestar, queréis “comprender” por qué actuamos así, nos disecáis, exponéis nuestras vidas, nuestros pasados, los instrumentalizáis para hacerlos coincidir con vuestra ideología. Así, a menudo hacéis de nuestra elección la consecuencia de una infancia maltratada, como si los traumas que hayamos podido vivir (o no) justificaran que se nos considere hoy como irresponsables a las que hay que salvar de sí mismas“.
“Nosotras somos putas, y vosotras ¿qué sois?” (aquí)
Mejor puta que en una fábrica” (aquí)
Feminismo prosexo, proporno, proputas” (aquí)
Fuente:  http://perderelnorte.com/queer-2/nosotras-somo-putas/morgane-merteuil-nosotras-somos-putas-y-vosotras/

Asociación Internacional de personas trabajadoras sexuales

 Asociación Internacional de personas trabajadoras sexuales de todo el mundo:

http://charliespice.com/charlie-spice-initiative


The Charlie Spice Initiative (CSI) is global organisation, which provides advice and financial assistance to Sex Workers, Sex Worker Activists and Sex Worker Organisations around the world, to take legal action in instances where their civil and human rights are violated.
All applications for financial assistance are evaluated and approved without prejudice by a committee on a case by case basis to determine the level of funding offered to Sex Workers who need legal representation.
Our main focus areas are cases where Sex Workers are Raped, Physically Abused, Harassed and even Murdered. However other circumstances under which Sex Workers rights are violated are also considered.
CSI charges that the laws, policies, actions and inaction of the Government and related officials are in some instances archaic, barbaric and unconstitutional, and have been directly responsible for Sex Workers becoming victims of a myriad of civil and human rights violations.
Countless numbers of these civil and human rights violations have been unreported, unnoticed and unchallenged for many years, and even though the negative impact on Sex Workers has been clearly documented and widely known to the authorities, they have blatantly disregarded the rights and safety of hundreds of thousands of these unfortunate human beings because of political expedience, hypocrisy and biased morality.
OUR MISSION/OBJECTIVES
The objectives of CSI are as follows.
  1. To create a sustainable, support system which enables the Sex Worker Community to afford proper legal representation
  2. To provide the Sex Worker Community with a proactive solution to dealing with legal issues.
SUBSCRIPTIONS
Show your support by subscribing to SCI.
As part of our strategy to raise funds to finance the work of CSI, we are asking Sex Workers, Sex Workers Activists, Sex Worker Organisations, Clients and the general public to subscriber according the rates below.
Sex Workers - USD 25.00 per year
General Public - USD 25.00 per year
Sex Industry Clients - USD 75.00
Sex Industry Organisations - USD 95.00 per year
The Charlie Spice Initiative is the brainchild of Sex Industry talk show host Charlie Spice.

Médicos del Mundo y prostitución






Médicos del Mundo ha realizado en la Facultad de Ciencias Sociales de Talavera de la Reina, un seminario sobre “Prostitución y trata de personas con fines de explotación sexual” financiado por el Instituto de la Mujer de España, y en colaboración con la Universidad de Castilla-La Mancha. Médicos del Mundo se propone contribuir a la prevención y erradicación de la prostitución y la trata de mujeres con fines de explotación sexual, como forma de violencia contra la mujer. Para ello, la organización viene desarrollando diferentes proyectos de sensibilización, para visibilizar la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran y de movilización, orientados hacia la sociedad para promover el respeto y cumplimiento de los derechos humanos de las mujeres en situación de prostitución o víctimas de trata.

Las personas asistentes al seminario han conocido la situación, las consecuencias para la salud o los recursos existentes para las mujeres en situación de prostitución, entre otros aspectos. Además, han tenido la oportunidad de ver la película Evelyn sobre la trata de personas con fines de explotación sexual, han podido conversar con su directora, Isabel de Ocampo, quien ha trasladado al alumnado su labor de investigación para realizar la película, así como los objetivos de la misma.

http://www.lavozdeltajo.com/noticia/5791/Sociedad/prostituci%C3%B3n-trata-personas-fines-explotaci%C3%B3n-sexual.html

sábado, 26 de enero de 2013

La Guardia Urbana de Barcelona ha reducido las denuncias a las prostitutas de Barcelona

  Se ha reducido las denuncias porque hay menos mujeres que captan a sus clientes en las calles.  Si que están consiguiendo que desaparezcan de las calles, los vecinos ya pueden estar tranquilos, otra cosa es cómo viven ahora estas mujeres y saber si su vida es más digna ahora, si están o no en una situación de más riesgo y vulnerabilidad, porque las atenciones aunque ha aumentado muchísimo el presupuesto para ABITS, no ofrece apenas alternativas de oportunidades reales

http://www.europapress.es/catalunya/noticia-barcelona-reduce-39-denuncias-prostitucion-callejera-20130125164503.html

BARCELONA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -
La Guardia Urbana de Barcelona impuso en 2012 un 39% menos de denuncias por ofrecer, demandar o mantener relaciones sexuales en la calle.
   Así, se han registrado 1.091 cuando en el año anterior se elevaron a 1.789, ha informado este viernes el Ayuntamiento en un comunicado.
   El dato coincide con el endurecimiento desde verano de la ordenanza del civismo en este campo, y se desprende del décimo informe de seguimiento de la norma que se ha presentado en su Comisión de Seguimiento que forman el Gobierno municipal y la oposición.
   El consistorio atribuye la reducción de denuncias al efecto del endurecimiento de la ordenanza y una mayor actuación, que ha motivado que el fenómeno haya descendido en algunos lugares, y que prioriza la atención social a las meretrices, según han explicado a Europa Press fuentes municipales.
   En cuanto a las quejas e incidencias presentadas por los ciudadanos al Ayuntamiento por temas de prostitución, se redujeron en un 26% --se registraron 37--, y las llamadas al teléfono de la Urbana --092-- descendieron un 39,6%, contabilizándose 120.
   En lo social, coincidiendo con el aumento de 2012 del 67% de presupuesto de la Agencia por el Abordaje Integral del Trabajo Sexual (Abits) se hicieron 26.660 atenciones a prostitutas, un 11,86% más, y el Servicio de Atención Socioeducativa (SAS) atendía en diciembre a 371.
   El Servicio de Inserción Laboral tiene dos grupos de trabajo en marcha que atienden a 40 mujeres entre ambos, y, sin haberse acabado la formación, se han producido 17 inserciones laborales de integrantes de los grupos con 21 contrataciones.
   En relación al Servicio de Acogida y Protección de las Víctimas de Explotación Sexual, que proporciona acogida y protección a mujeres víctimas de trata, acogió a 17 mujeres.
   En total, la Urbana impuso el año pasado 124.834 denuncias por infracciones de la ordenanza del civismo, un 2,72% menos, y entre los campos que más se incrementan figura el de la venta ambulante, con un 5,7% más de sanciones, alcanzándose las 70.244.
   Se trata de una de las prioridades del cuerpo, que decomisó 960.104 productos, 430.019 de las cuales han sido latas de bebida, y los agentes también trabajan para evitar las molestias del consumo de alcohol en la calle, ámbito con un 2,26% más de sanciones --28.843--, pero las impuestas por orinar en la calle se reducen --9.117, un 17,4% menos--.

miércoles, 23 de enero de 2013

En Almería cae una red de "prostitución"...

Se ha desmantelado una nueva red que coacionabaa mujeres en un piso. Dos consideraciones, La primera:  el titular, una vez más es estigmatizante  ya que vincula la prostitución al delito, si hay coacción  en todo caso hay que decir prostitución forzosa o trata , tal como se desprende del contenido de la noticia.
La segunda es que espero que la justicia haga bien su trabajo, y que los delincuentes cumpla la pena, asimismo, las víctimas han de ser atendidas, tal y como contempla el protocolo de atención a la víctima.


La Policía Nacional ha detenido a los nueve integrantes de una red de prostitución que explotaba sexualmente a mujeres, a las que además obligaban a vender estupefacientes, principalmente cocaína, en Almería capital.
En la operación han sido realizados cuatro registros domiciliarios en la capital almeriense en los que han sido intervenidas varias armas y 165 gamos de cocaína, han informado fuentes de la Comisaría Provincial de Almería.
La investigación de la Policía Nacional comenzó el pasado mes de septiembre, después de que una de las víctimas de la red denunciase que era explotada sexualmente en un piso regentado por una pareja.
Los servicios sexuales ofrecidos en esta vivienda oscilaban entre los 40 y los 70 euros por cliente, en función de si en la transacción se incluía la venta de cocaína u otras drogas.
Lo narrado por esta mujer fue corroborado más tarde por una segunda víctima, que informó al Cuerpo Nacional de Policía sobre las prácticas llevadas a cabo en este inmueble.
De esta forma, los agentes de la Ucrif y la Udyco de la Comisaría Provincial de Almería pudieron constatar la existencia de un grupo compuesto por personas de diferentes nacionalidades, dedicado a la prostitución coactiva de extranjeras y a la venta de droga.
Esta organización, cuyos integrantes han pasado ya a disposición judicial, utilizaba cuatro viviendas para la venta de estupefacientes, una de las cuales servía también de prostíbulo.
Al parecer, la red obligaba a las mujeres prostituidas a drogarse con la intención de que se sintiesen desinhibidas, según informaron a los agentes las denunciantes, a las que se ha ofrecido asistencia y protección en el marco del plan integral de lucha contra la trata de seres humanos.
El pasado miércoles, 16 de enero, la Policía Nacional ya había detenido a siete de los miembros de la organización y practicado los primeros registros, si bien la operación no ha sido culminada hasta principios de esta semana, cuando han sido arrestados los dos integrantes restantes.
En los registros han sido intervenidos 165 gramos de cocaína, 4 básculas de precisión, 3 coches, 18 teléfonos móviles, una pistola de aire comprimido, un chaleco antibalas, una catana, un puñal, dos ordenadores portátiles, 7.440 euros y documentación de interés policial.

domingo, 20 de enero de 2013

La situación jurídica de la prostitución en diversos países


 En este enlace hay una relación de 100 países donde se especifica cuál es la situación desde el ámbito jurídico de la prostitución, si es legal o ilegal o no hay nada reconocido jurídicamente, "alegal"

http://prostitution.procon.org/view.resource.php?resourceID=000772

Prostitución en EE.UU.


 Toda la información sobre prostitución en EE.UU:
http://prostitution.procon.org/

http://prostitution.procon.org/view.resource.php?resourceID=000120

Detenciones por prostitución en los EE.UU., 2001-2010
Definición de" prostitución / vicio comercializado ", disponible en www.bjs.gov, :" La promoción ilegal o la participación en actividades sexuales a cambio de beneficios, incluyendo los intentos. Solicitar clientes o transportar personas con fines de prostitución ; poseer, administrar o gestionar una vivienda u otro establecimiento con el fin de proporcionar un lugar donde la prostitución se lleve a cabo, o de cualquier otra manera ayudar o promover la prostitución ".
 
Should prostitution be legal?
Should prostitution be legal?
Proponents of legalizing prostitution believe it would reduce crime, improve public health, increase tax revenue, help people out of poverty, get prostitutes off the streets, and allow consenting adults to make their own choices. They contend that prostitution is a victimless crime, especially in the 11 Nevada counties where it remains legal.

Opponents believe that legalizing prostitution would lead to increases in sexually transmitted diseases such as AIDS, global human trafficking, and violent crime including rape and homicide. They contend that prostitution is inherently immoral, commercially exploitative, empowers the criminal underworld, and promotes the repression of women by men.
 
top 10 states for prostitution arrests by percentage of population and number of arrests 2010

sábado, 19 de enero de 2013

Inmigración y Prostitución. Sara Carmona. Bibliografía

http://www.rigys.org/estudio/0010.pdf

Inmigración y prostitución:
el caso del Raval (Barcelona)
Sara Carmona Benito
Instituto de Cooperación con el Mundo Árabe
Agencia Española de Cooperación Internacional
Avda. Reyes Católicos, s/n. Madrid

El presente estudio analiza las condiciones de vida de un grupo de mujeres inmigrantes
marroquíes que trabajan como prostitutas en un barrio de la ciudad vieja de Barcelona.
Para estas mujeres, la prostitución representa una actividad que puede prometer el acceso
a uno de los objetivos principales de la emigración: la acumulación de dinero en mayor
cantidad, o con mayor rapidez que lo puedan ofrecer otros puestos de trabajo como el servicio
doméstico o el cuidado no cualificado de personas, siendo éstas las opciones ofertadas
prioritariamente para las mujeres inmigrantes en esta ciudad. Estas mujeres trabajan
ocultas de sus familias y con la complicidad de sus paisanos. Unas veces con objetivos planificados
y otras con la dificultad a aceptarse a sí mismas y a sus circunstancias.
Palabras clave: inmigración y prostitución marroquí, Barcelona, barrio del Raval.

Abstract. Immigration and prostitution: the case of the Raval (Barcelona)
This study analyses the living conditions of a group of Moroccan immigrant women who
earn their living as prostitutes in an old quarter of Barcelona. Prostitution is an activity
which may offer a way to achieve the aims of migration, to earn money in larger amounts,
or quicker, than may be possible in other kinds of work typically available to immigrant
women in Spain, such as domestic help or the unqualified care of people. Moroccan immigrant
prostitutes in the Raval work hidden from their families and with the complicity of
their fellow countrymen, sometimes with clear objectives and sometimes with problems
of accepting themselves and their circumstances.
Key words: immigration and Moroccan prostitution, Barcelona, quarter of El Raval.

Protección de Datos expedienta a Barcelona por registrar las multas a clientes y meretrices

http://www.elpais.com/articulo/cataluna/Proteccion/Datos/expedienta/Barcelona/registrar/multas/clientes/meretrices/elpepuespcat/20110603elpcat_7/Tes
Por segunda ocasión en cinco años, la Agencia Catalana de Protección de Datos y el Ayuntamiento de Barcelona se enfrentan por la identificación de los infractores de la ordenanza que prohíbe la prostitución en la calle. La agencia abrió un nuevo expediente por considerar que, a la hora de la denuncia, la Guardia Urbana vulnera la intimidad de las prostitutas y los clientes al solicitarles datos como su nombre, su apellido, su número de DNI y su dirección, según avanzó ayer Ara.
El Consistorio tuvo noticia del expediente el pasado 18 de mayo. El proceso aún se encuentra en fase de alegaciones y los servicios jurídicos del Ayuntamiento están preparando una respuesta, que ha de entregar antes del 17 de este mes. El eje de la defensa, según una portavoz, es que "los datos que se piden son los mínimos necesarios para tramitar y comunicar la denuncia".
En algún lugar de los archivos del Consistorio hay una lista que relaciona nombres, números de DNI y multas. Allí está el registro de todas las multas que impone la Guardia Urbana, como las de tráfico y las de personas que demandan u ofrecen servicios de prostitución. Sin un archivo así sería imposible organizar el recaudo. Sin embargo, de acuerdo con la agencia, estos datos dan información sobre "la tendencia o hábitos sexuales" de los ciudadanos. Dentro de su raciocinio, por ejemplo, el mismo principio se tendría que aplicar para aquellos que son multados por beber alcohol en la vía pública: el Ayuntamiento tendría un registro de "borrachos".
Ayer la síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, aseguró que su despacho ha estudiado casos en los que a pesar de que las multas "se anulan por defectos formales" el nombre de la denunciada y "el presunto ejercicio de la prostitución continúan archivados como mínimo un año para comprobar la reincidencia".
En 2006, la agencia abrió un expediente similar al Consistorio, después de que la ONG Àmbit Dona denunciara que la Guardia Urbana diligenciaba formatos con los datos de las prostitutas. En su día el Ayuntamiento aseguró que su único objetivo era corroborar si las mujeres "habían sido informadas con anterioridad", aunque aceptó que en el formulario no había ninguna referencia sobre el derecho de protección de datos.
En 2010, La Guardia Urbana impuso 2.183 multas a mujeres por oferta de servicios sexuales y 912 a hombres que los buscaban. Según la ordenanza, los agentes deben informarles de que su conducta está prohibida y pedirles que no persistan en ella. Si insisten, son denunciados.

Los dogmas de modelo abolicionista de prostitución sueco


 Esto son los dogmas de la ideología abolicionista de la prstitución. para ellas jamás una mujer decide libremente ejercer, y sempre siempre, está amenazada y forzada. Anulan a la mujer que decide prostituirse y la infantilizan.Asimismo no tiene en cuenta que la trata de seres humanos existe en todas las actividades económicas y si está más relacionada con la esclavitud sexual es justamente por la falta de derechos reconocidos de las personas que deciden ejercer.
Finalmente nunca hablan de las transexuales ni de hombres que también son víctimas potenciales de trata sobre todo las transexuales,

http://www.sweden.se/sp/Inicio/Trabajar-vivir/Igualdad-de-oportunidades-/-Prostitucion-y-trata-de-mujeres--No/
Prostitución y trata de mujeres – ¡No!


por Karin Alfredsson
Marianne Eriksson es del Partido de Izquierda y ha estado nueve años en el Parlamento Europeo. Allí se ha dado a conocer como una de las más fuertes representantes de la línea sueca, por lo que se refiere a la trata de seres humanos (“trafficking”), en claro conflicto con parlamentarios de otros países.
“Lo que nos diferencia de, por ejemplo, los Países Bajos y Alemania, es que nosotros vinculamos la trata de seres humanos con la prostitución, e incluso con la pornografía”, dice Marianne Eriksson. “En la UE, todos están contra la trata de seres humanos, claro, pero sabemos que un 90 por ciento de ese comercio tiene que ver con la explotación sexual, a menudo con la prostitución en toda regla, así como con otros tipos de comercio sexual, como clubes de striptease y pornografía.”

La prostitución nunca es “voluntaria”
La opinión del Gobierno sueco es que la prostitución forma parte de una utilización estructural de la mujer. “Nosotros partimos de que la prostitución nunca es ‘voluntaria’,” dice Marianne Laxén.
“Muchas chicas que acaban en las garras de esos comerciantes de seres humanos, comprenden probablemente que no van a dedicarse a limpiar ventanas”, supone Marianne Eriksson, “pero ninguna de ellas se puede imaginar lo terrible que puede ser su situación: violadas, vigiladas por perros, maltratadas, encerradas... Es demencial hablar de ‘voluntariedad’.”
Según evaluaciones internacionales, la delincuencia organizada gana casi tanto con la trata de mujeres como con el tráfico de armas o de drogas. Las fuerzas que actúan a favor de una legalización de la prostitución en Europa son muy poderosas, y económicamente fuertes.


Criminalización de los compradores
Marianne Eriksson ha impulsado las cuestiones relativas a la mujer en el seno del Parlamento Europeo desde su elección en 1995. En 1997 presentó la propuesta de que todos los Estados miembros criminalizaran a los clientes de las prostitutas. “Se rieron de mí en el pleno”, cuenta. “Lo consideraron como un punto de vista completamente ridículo.”
Sin embargo, desde entonces, algunos países han comenzado a interesarse por la propuesta de Marianne Eriksson, mientras que otros, como los Países Bajos y Alemania, han ido en la dirección contraria y han legalizado la prostitución.
Suecia, por su parte, ha hecho como propuso Marianne Eriksson. Así, el 1 de enero de 1999 entró en vigor una ley nueva, “la ley sobre compra de sexo”, que criminaliza a los compradores de esos servicios, pero no a las prostitutas. La pena máxima para los compradores de sexo es de seis meses de cárcel. En los primeros cinco años de aplicación de la ley se han denunciado más de 750 casos. Todos los juicios no han concluido, pero se calcula que aproximadamente dos tercios de los denunciados serán condenados. La idea de los legisladores suecos es que, sin mercado, es decir sin compradores de sexo, no habrá venta.
Un efecto claro de la nueva legislación es la reducción drástica de la prostitución callejera y el hecho de que las mujeres extranjeras hayan desaparecido a grandes rasgos de las calles. Los hombres se han atemorizado y son más prudentes.
Ahora bien, ¿no es más bien que esas actividades se hayan mudado a entornos interiores? “No lo creemos”, dice Marianne Eriksson. “Son los compradores ocasionales, los que renuncian a ello. Los compradores más frecuentes, que suelen tener una relación más complicada respecto a las mujeres y que pueden ser más violentos, persisten, por el contrario, en su conducta.”

Distintos niveles de aceptación
En Suecia son sólo un 12 por ciento de los hombres los que indican que han visitado alguna vez a una prostituta. Resulta difícil obtener cifras comparativas, pero la unidad para la igualdad de oportunidades del Ayuntamiento de Madrid calcula que, en España, se hacen 4,5 millones de compras de servicios sexuales al mes. Si se extrapola a 20 millones de españoles (hombres) de todas las edades, eso significaría que, por lo menos, uno de cada cinco compra sexo todos los meses.
“Yo no creo que haya una diferencia importante entre la gente”, afirma Marianne Eriksson. “En lugar de ello, las cifras muestran la aceptación general de la sociedad. En Suecia no está bien visto que un hombre compre sexo; en los Países Bajos, no es nada extraordinario. Hay críticos que dicen que nosotros exportamos el problema, ya que algunos suecos van a Alemania a comprar sexo. Pero, ¿y qué? Es mejor que importar problemas, ¿no?”


Legislación sobre la prostitución
La ley sueca sobre la compra de sexo ha despertado el interés de los legisladores de otros países. Islandia está a punto de introducir una ley similar que criminaliza a los compradores, y un grupo de trabajo ha propuesto lo mismo en Finlandia. En los Estados bálticos se debate sobre el particular, y la antigua idea de legalizar el comercio sexual ha ido a parar a la papelera. En Lituania se ha planteado la propuesta de seguir el ejemplo de Suecia. En Moscú, el Parlamento llegó a pensar en legalizar la prostitución, pero cambió de actitud al recibir información sobre el modelo sueco.
Así, Marianne Eriksson puede mirar atrás con cierto orgullo, a sus nueve años en el Parlamento Europeo, aunque, en un campo determinado, ha encontrado fuerte resistencia, incluso en Suecia. “Los suecos son muy liberales en la pornografía”, dice Marianne Eriksson, que no quiere prohibir la pornografía, sino iniciar un debate para ponerla en tela de juicio. “Suecia es un gran productor y un gran consumidor de pornografía. Es una industria enorme.”

Educación sexual y abortos
En Suecia no hay una oposición real a la enseñanza sexual para los jóvenes o a los abortos. En la política interior, la cuestión no es controvertida. La actitud sueca en la labor internacional referente a la salud sexual y reproductiva y a los derechos en ese campo –información sexual, asistencia a la maternidad, anticonceptivos, abortos, etc.– ha sido firme. Gran parte de la ayuda sueca al desarrollo se destina a la lucha por los derechos sexuales, por ejemplo por medio de una de las mayores aportaciones al fondo de las Naciones Unidas para actividades sobre la población: el FNUAP.

Datos: Legislación sobre el aborto
En Suecia, las restricciones sobre el aborto fueron abolidas en 1975. El aborto se puede realizar, a petición, hasta la semana 18 del embarazo. A una mujer que haya pedido el aborto, se le ofrece asesoramiento antes y después de la intervención. Para obtener el aborto después de la semana 18 del embarazo, un asistente social tiene que revisar el caso y la Dirección Nacional de Sanidad y Bienestar Social tiene que dar un permiso especial. El aborto no se permite, si el feto es capaz de sobrevivir fuera del útero. En la práctica, eso implica que, en la actualidad, no se realizan abortos después de la semana 22 del embarazo.



--------------------------------------------------------------------------------

viernes, 18 de enero de 2013

El Ayuntamiento de Madrid, atenderá a hombres que ejercen la prostitución

Me llega la noticia de que por fin, el Ayuntamiento de Madrid, incluye en su programa de atención a prostitutas llamado "Plan contra la Explotación Sexual"  -el de Barcelona se llama "Agencia para el abordaje Integral del Trabajo Sexual"- a los hombres que se prostituyen, me alegro y casi no me lo puedo creer, porque el colectivo de hombres, aunque sea menor en números, presenta el mismo perfil que el de las mujeres y están expuestos a las mismas situaciones de discriminación: son inmigrantes, con problemas para encontrar trabajo, relativamente jóvenes, también hay situaciones de trata y extorsiones, les falta información en prevención de enfermedades de transmisión sexual. 
Alguna consideración de la redacción de las noticias: Europa Press es la única que pone el enfásis al objetivo del programa, aunque la noticia está muy mal redactada y confunde. No se han atendido a 70.000 mujeres, se ha hecho actuaciones, que no es lo mismo. De los porcentajes que se dan respecto a las que consiguieron empleo no se sabe el número exacto que fueron atendidas en la recolocación laboral, dicen que el 74% encontró empleo pero de cuántas, de 200, de 100, de 50,.. lo mismo para el porcentaje de las mujeres que dejaron la prostitución; ¿es una buena noticia afirmar que x mujeres han dejado la prostitución? ¿se sabe si llevan una vida con unos mínimos de dignidad? ¿se hace una evaluación de seguimiento o están en otra ciudad ejerciendo?
Tanbién es un despróposito afirmar que cada vez más los jóvenes consumen prostitución. Hay un porcentaje -cuando yo empecé el cliente de la noche eran mayoritariamente jóvenes, sobre todo  los fines de semana,  pero, no hay ningún trabajo que empíricamente que demuestre esta afirmación. Yo me atrevo afirmar, por lo que yo conozco,  que hay un aumento relativo porque hay mucho más turismo ahora que hace 20 años, que es un perfil de cliente de prostitución diferente al autóctono. Los jóvenes viajan más que antes y en el contexto del ocio nocturno consumen prostitución. El matiz es importante.

http://www.20minutos.es/noticia/1704488/0/madrid-lucha/primera-vez/prostitucion-masculina/
http://noticias.lainformacion.com/asuntos-sociales/prostitucion/botella-partidaria-de-multar-al-cliente-de-la-prostitucion-y-no-de-legalizar_dUrL2Yai5Ijn13YQr3jf07/
http://www.europapress.es/madrid/noticia-ayuntamiento-lanzara-consultorio-redes-sociales-ayudar-hombres-ejercen-prostitucion-20130117150956.html
 El nuevo perfil del usuario de la prostitución es muy, muy joven", alerta la delegada de Familia y Servicios Sociales
   MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -
   El Ayuntamiento de Madrid pondrá en marcha un consultorio on-line a través de las redes sociales para ayudar a aquellos que ejercen la prostitución masculina, como ha desvelado este jueves la delegada de Familia y Servicios Sociales, Dolores Navarro, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno.
   Está incluido en el segundo Plan contra la Explotación Sexual de la ciudad de Madrid, aprobado en Junta. Vigente hasta 2016, incorpora aspectos novedosos como la prostitución masculina, "menos importante a nivel cuantitativo pero ya reseñable", como ha destacado la alcaldesa, Ana Botella. En la capital, el perfil del hombre que se prostituye es el de un joven, de entre 20 y 30 años, que ejerce por un tiempo limitado, en torno a un año.
   En este caso, el plan municipal realizará intervenciones sistematizadas en los lugares más habituales donde se ejerce este tipo de prostitución. También se informará a través de Internet y se realizará este consultorio virtual, lo que permitirá prestar atención a una parte de la población hasta ahora inaccesible, puesto que en su gran mayoría sólo ofertan sus servicios mediante soportes virtuales.
   El Plan ha sido laborado con un enfoque integral y transversal, y respondiendo al acuerdo unánime de los grupos políticos municipales. Serán 4,5 millones de euros los que el Ayuntamiento invertirá, cuya primera edición, de 2004 a 2011, atendió en sus distintos dispositivos a más de 70.000 mujeres. De ellas, el 65 por ciento de las que pasaron por el centro de atención integral Concepción Arenal logró abandonar la prostitución y el 74 por ciento encontró empleo.
   Persigue cuatro metas: defender los derechos humanos, combatir la violencia de género, alcanzar la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres y, como novedad, abordar la realidad de la prostitución masculina.
   Lo que ha dejado claro Botella es que este plan se dirige a aquellas personas que sufren la explotación sexual siendo traficadas por bandas- el "90 por ciento" de los casos corresponden a "mujeres que no son libres--, no a aquellas que eligen la prostitución como forma de vida.
   El plan no va dirigido a aquellas que eligen la prostitución "por gusto". "Ese tipo de mujer, ellas sabrán...", ha opinado después de definirse como "en contra totalmente de la legalización" de la prostitución al ser una actividad que "va en contra de los derechos humanos".

SOBRE LAS MULTAS A CLIENTES

   La delegada de Familia ha matizado que lo hoy presentado es un plan, una herramienta de trabajo, y que "no pretende ni ilegalizar ni sancionar" al cliente, algo que correspondería en todo caso a la ordenanza de convivencia ciudadana, cuyos primeros trabajos empezarán la próxima semana.
   Botella, por su parte, ha subrayado que tiene como modelo el sueco, el "más justo" ya que multa al cliente, no a la meretriz. Ahora mismo el Ayuntamiento no está en ese proceso, ha destacado, sino que lo busca es fomentar una concienciación social sobre la prostitución.

"MUY, MUY JÓVENES"

   "Debemos no ir a muchas normas sino cumplir las existentes. Tenemos que ir a una responsabilidad de cada uno, en ser dueño de su propia conducta, para ir a una sociedad más justa", ha apuntado la primera edil. En este punto, la delegada de Familia ha tomado la palabra para exponer que los clientes son cada vez más jóvenes. "El nuevo perfil del usuario de la prostitución es muy, muy joven", ha asegurado.
   En la confección del plan se ha partido de una vinculación con el fenómeno migratorio ya que, tanto en el caso femenino como masculino, alrededor del 90-95 por ciento de las personas que la ejercen son de origen extranjero y principalmente de Latinoamérica, Europa del Este y África.
   Con el objetivo de promover la coordinación con los países de origen de las personas que se prostituyen, el Plan incluye la creación de la Red de Ciudades Iberoamericanas Contra la Trata de Mujeres con Fines de Explotación Sexual, una propuesta apoyada en la última reunión del Comité de Igualdad de Oportunidades de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI). Entre enero y octubre de 2012, el Centro Concepción Arenal atendió a 287 mujeres (90 por ciento extranjeras), mayoritariamente de Latinoamérica (52 por ciento) y África (29 por ciento).
   La Unidad Móvil prestó atención individualizada a 337 mujeres (el 88 por ciento extranjeras y el 12 por ciento españolas) y realizó 12.739 acercamientos a mujeres en las distintas zonas de la ciudad (el 89 por ciento de ellas extranjeras y el 11 por ciento españolas). De las atendidas por este dispositivo municipal, la mayoría procedía de Latinoamérica (33 por ciento), Europa del Este (32) y África (20 por ciento).
   Desde el inicio del primer Plan Municipal en el año 2004 y hasta finales de 2011 se ha atendido a 1.573 mujeres en Concepción Arenal, a otras 2.406 en la Unidad Móvil más las 70.829 asistencias realizadas a mujeres que ejercen la prostitución en la calle en diferentes zonas de la ciudad. Han encontrado empleo el 74 por ciento de las mujeres atendidas en los recursos existentes y el 57 por ciento han conseguido una mejora de su cualificación profesional.

*****************************************
 La prostitución se concentra en las saunas y en Marconi
Es “poco conocida” y “heterogénea”. Además, su poca visibilidad (nada que ver con las meretrices en la calle) ha obligado a retrasar varios meses el segundo plan contra la prostitución (vigente hasta 2016) en la capital que, por primera vez, incluye el apartado masculino. Esa discreta presencia tan sólo ha pasado al primer plano, a la opinión pública, en casos puntuales como el de 2010 cuando en la capital se desarticuló la primera red de prostitución masculina, integrada por 80 hombres de origen brasileño, la nacionalidad que más abunda según los datos que maneja Familia y Servicios Sociales.
  • El perfil del hombre que se prostituye en Madrid opera sobre todo en las saunas, aunque también tiene preferencia por captar clientes a través de Internet (49,50%) y en pisos (43,60%). Por tanto, al revés que las meretrices, que siguen estando en la calle, el sexo opuesto ha dejado barrios concretos (Puerta del Sol o la calle del Almirante) para, añade el informe del área que dirige Lola Navarro, “ejercer en espacios cerrados, locales, pisos o por medio de Internet”. En esos espacios privados, el informe incluso da datos del reparto del dinero de los clientes: el proxeneta suele llevarse la mitad del pago. El documento, que se refiere a datos de la Fundación Triángulo (sobre una encuesta de 101 hombres), también alerta de las posibilidades de contraer el sida y que, en este grupo de riesgo, son del 23%.
     Por el contrario, las meretrices continúan apostando por la vía pública con un claro cambio de escenario: si entre 2004-09 era la zona Centro (41%) la más utilizada, en 2010 y 2011 fue mayor en Villaverde (el 34% se reparte entre Marconi y El Gato). Y, por supuesto, sigue siendo una población más numerosa que la masculina y, por tanto, más importante a la hora de tratar en lugares como el Centro Concepción Arenal. “El 74% de las atendidas allí (de 2004 a 2011) han encontrado empleo”, resumió ayer la propia alcaldesa tras la junta de gobierno.
     El plan, que tiene un coste de 4,5 millones de euros, no incluye por ahora –para ello hace falta un cambio de la normativa municipal– el modelo sueco de sancionar a los clientes (y que ya se hace en Barcelona, Sevilla o ahora en Valencia, entre otras ciudades), aunque Ana Botella lo que sí ha aprobado es avisar a los padres de los menores que merodeen a las prostitutas. “El plan –añadió la edil Dolores Navarro– no entra en el marco normativo, es una herramienta de trabajo”. Lo hace, en concreto, en el estudio, la prevención, la cooperación y la integración, como es el caso también de la unidad móvil, que atendió a 2.406 mujeres entre 2004, el año del primer plan, y 2011. En total, 70.829 asistencias. El PSOE, a través de su edil Marisa Ybarra, celebró que se ponga ya en marcha.
    http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/politica/prostitucion-se-concentra-saunas-y-marconi-20130119

El Documental "Muerte de una puta" y Colectivo Hetaira en Pamplona


jueves, 17 de enero de 2013

Usos de l‘estigma. El paper de la prostitució en la revalorització urbanística de la illa robador a la ciutat de Barcelona . Miquel Fernández

http://www.antropologia.cat/files/Quaderns_e17%282%29_article6.pdf


Usos de l‘estigma. El paper de la prostitució en la revalorització urbanística de la illa robador a la ciutat de Barcelona

Miquel Fernández
Membre del Grup de Recerca sobre l'Exclusió i el Control Socials (GRECS), Universitat de Barcelona

Resum

Aquest article vol implementar la ingent bibliografia sobre la “regeneració urbanística” del Raval. En aquest sentit, pretén descriure els usos dels processos d'estigmatització sobre un barri, una zona, i una manera de procurar-se la subsistència, la prostitució de carrer. La investigació s'ha centrat en una part del barri del Raval, el carrer d’en Robador. S'interpretarà la manera com es produeix i reprodueix l'estigma sobre el barri i sobre la prostitució i el seu servei a l'hora de permetre i justificar contundents intervencions urbanístiques. El text està dividit en tres parts: un somer preàmbul històric sobre el lloc, més dues parts que resulten el gruix del l'exposició. La primera d'elles analitza les representacions actuals sobre el lloc. S'exposa la manera com es defineix des de les institucions polítiques i la premsa, un barri que porta més de trenta anys de dràstiques intervencions urbanístiques. Aquesta part es complementa amb un petit anàlisi historiogràfic que dóna compte dels oblits recurrents sobre aquell espai i la societat que el composava. Finalment, es contrasta l'anàlisi de les imatges i discursos produïts sobre el barri, amb la descripció i anàlisi etnogràfica sobre les prostitutes del carrer d'en Robador.
Paraules clau: Raval, regeneració urbanística, estigma, prostitució de carrer, mite, barri xino.

Abstract

This article makes use of the extensive literature on "urban renewal" in Barcelona's Raval in order to account for the stigmatization of this urban district, and of a way of earning a living there: street prostitution. Based on research on and in a particular street in this neighborhood, the Carrer d'en Robador, it explains both how these forms of stigma are produced and reproduced, and the role of stigma in enabling and justifying the many significant urban planning projects carried out in the Raval over more than three decades. The text is divided into three parts: a historical overview of the Raval, and two sections that comprise the central discussion. The first of these analyzes current representations of the Raval in the media and in political discourse. This is followed by a brief historiographic exploration of successive erasures of memory concerning this neighborhood both as urban place and space, and as a social world. The article concludes with a comparative analysis of popular images of and political discourses on the Raval, and an ethnographic account of street prostitutes working in Carrer d'en Robador.
Key words: Raval, urban renewal, stigma, street prostitution, myth, Barri Xino.
Arxius relacionats:
Quaderns_e17(2)_article6.pdf (161Kb)

La realidad de las mujeres que son víctimas de trata. Fundación Amaranta

 Una aportación realizada por una entidad (Adoratrices) que atiende a víctimas de trata,  las que como las personas que conocemos la realidad de la prostitución, hablamos con conocimiento de causa, la ideología abolicionista de la prostitución cuando nos niegan a las personas que ejercemos la prostitución nuestras capacidades de decisión,nos revictimiza, y flaco favor nos hace tanto a las víctimas de trata como a las que decidimos ejercer sin estar forzadas por terceros.


"Claramente ni todas, ni la mayoría de las mujeres prostitutas son víctimas de trata. No nos podemos agarrar al tema de la vulnerabilidad porque las personas no son vulnerables sino las circunstancias que viven las que las hacen vulnerables"


" La perspectiva es muy valiosa, lo que cada una cuenta de por qué ha hecho las cosas... Porque si no, las anulamos. Volvemos a infantilizarlas. Tenemos que ver de dónde vienen y cómo esto influye en la reducción de los niveles de hasta dónde aguanto, eso es una trayectoria de vida y el que ante una situación se decide una cosa y se expone a eso. Que haya explotación es una cosa, pero a la hora de sentarnos ante estas mujeres y de hablar con ellas, no las anulemos aunque sea en nombre de ellas."

 http://trata.periodismohumano.com/2012/09/20/amarantas-que-alternativas-reales-les-ofrecemos-para-que-no-vuelvan-a-la-prostitucion/

En el edificio la luz inunda las habitaciones y no es extraño escuchar el sonido de niños pequeños jugando en el jardín o llamando la atención con sus llantos de bebé. Las mujeres se sienten en su hogar y para muchas lo es durante una buena temporada. Estamos en una casa de acogida de la Fundación de Solidaridad Amaranta, que en el ámbito de la trata de mujeres con fines de explotación sexual y de mujeres en contexto de prostitución lleva acompañándolas desde hace una década en un programa que además de en Asturias, tiene sedes en Granada y Palma. Un proyecto, llamado SICAR en la región norteña, que nació al amparo de la ya centenaria labor de la congregación religiosa Adoratrices y de la mano de la Fundación Municipal de Asuntos Sociales de Gijón, cuando la Policía empezó a desmantelar redes de explotación y trata y demandó un lugar donde llevar a las mujeres que no fueran los calabozos. Pero no sólo, porque en este espacio también se atiende a mujeres en riesgo de exlusión social y a sus hijos. Es una fundación en la que los trabajadores sociales, el psicólogo, la abogada… luchan no solo contra la trata, sino contra la revictimización de las mujeres con las que conviven diariamente y a las que, nos recuerdan, miramos a menudo desde sus sufrimientos y carencias en lugar de desde sus “fortalezas y potencialidades”.

(Javier Bauluz)
Conversamos con una de sus trabajadoras sociales cuya identidad mantenemos oculta por razones de seguridad y que lleva implicada en el trabajo de la Fundación desde sus inicios. “Lo que más nos ha cambiado en esta década es la imagen sobre las mujeres, en lugar de pensar que trabajamos con mujeres machacadas, pensamos ¡qué mujeres!. Son más que prostitutas, que víctimas de trata… Una vez una de ellas nos dijo que lo que más le gustaba es que las tratamos como mujeres y no como prostitutas. Eso es lo que queremos, a la hora de intervenir nos centramos en la persona y no en sus problemas”.
Periodismo Humano. Vuestro trabajo es integral con las víctimas de trata, ¿en qué consiste?
A. Hacer un análisis global de la situación de la persona, abordar los aspectos de salud y bienestar (toda la dimensión relacional, el ocio, el descanso, las relaciones afectivas…), de inserción y laboral, jurídico y el de la vida cotidiana si viven con nosotros. Nuestra metodología se basa en ser capaces de analizar y partir de una valoración de la situación consensuada con la mujer: dónde estás, qué te preocupa, qué necesitas y a dónde quieres ir. Y vamos dando diferentes apoyos para ir consiguiéndolo, de tal forma de que si una mujer no quiere abordar determinados temas desde el ámbito psicológico, por ejemplo, no se hace. No abordamos el tema del abandono de la prostitución si ella no lo quiere; si sí, plantemos alternativas… Pero siempre de la mano de la mujer.
P. ¿Cómo han evolucionado las redes de trata desde que empezásteis a trabajar el tema?
A. Cuando empezamos hace diez años eran redes organizadas de traficantes y ahora van apareciendo redes informales de familiares, de amigos que se convierten en otra vía para que las mujeres puedan llegar aquí para la explotación.
En la red informal, una de las dificultades es que la mujer no se percibe como víctima de un delito sino que es una amiga o un pariente el que le facilita un trabajo, el dinero para el viaje…. No lo interpreta como una forma de explotación sino como que le están ayudando para llegar al lugar donde quiere ir. Suele ser gente de su pueblo o ciudad, una vecina, una amiga que ya estuvo aquí o que conoce a otras chicas, que tiene sus propios contactos y facilita que pueda llegar y que luego ejerza la prostitución.
P. ¿En qué etapa y cómo llegan a Amaranta?
A. A nosotros nos llegan fundamentalmente a través de las Fuerzas y Cuerpos del Estado, en el momento en que identifican a una mujer bien durante una redada en un club o por una denuncia. Si detectan que es víctima de trata y que no tiene dónde estar, la mujer accede al recurso (es decir, se aloja en las instalaciones de Amaranta). O si no tienen claro que sea víctima de trata, vamos a entrevistarla a comisaría. Esos son los casos que nos llegan en el momento en que están siendo víctima del delito de trata.
Luego tenemos muchas mujeres que, por la característica del programa dedicado al entorno de la prostitución -para que quepan muchas realidades-, cuando trabajabamos con ellas y su trayectoria vital aparece la trata, la explotación, la violencia… Pero eso ya pasó. Por lo tanto, nosotros a la hora de intervenir con ellas, no tenemos ningún instrumento para abordar el tema más allá del de cualquier mujer inmigrante. La legislación no precisa el periodo en el que sigue siendo delito, por lo que podría haber prescrito. ¿Desde cuándo y hasta cuándo se considera víctima de trata?. Las herramientas que la ley pone a disposición se basan en la denuncia, por lo tanto, el delito tiene que estar sucediendo.
P. Hay organizaciones que entienden que el porcentaje de mujeres que ejercen la prostitución que son víctimas de trata es altísimo, incluso más del 80% de ellas, porque la situación en la que se encontraban en sus países de origen, era de vulnerabilidad como recoge la Ley contra la trata. ¿Qué pensáis vosotros?
A. Es un tema de interpretación porque en la ley aparece la vulnerabilidad de esa persona para valorar si está habiendo un tema de trata. Como muchas mujeres tienen en origen una situación social y económica pues se acogen a esto… nos parece poco sólido. Nuestra posición es que estamos trabajando con mujeres, con trabajadoras pobres, que acceden a empleos a los que sólo acceden esas personas y que aquí vienen a entrar en esa rueda como servicio doméstico, cuidadoras… A la hora de intervenir, eso ¿qué nos aporta si en realidad la legislación no nos da ningún instrumento para darle alternativas, si ella no tiene conciencia de víctima…? Al final, consiste en entender su historia de vida como mujer, como madre, como trabajadora pobre… no como víctima de trata. Claramente ni todas, ni la mayoría de las mujeres prostitutas son víctimas de trata. No nos podemos agarrar al tema de la vulnerabilidad porque las personas no son vulnerables sino las circunstancias que viven las que las hacen vulnerables… Lo que no negamos es que esa situación las pone en una situación más fácil para que sean explotadas.
Hoy por hoy, hay un interés de meter bajo el rótulo de la trata a todo… Pero estamos hablando de inmigración, de derechos…. Me parece igual de grave que sufran abusos por ser pobre, inmigrante… Necesito que legislen a favor para que tengan instrumentos para seguir adelante…

Cartel de la campaña ‘Redibuja el mundo’ de Fundación Amaranta
P. Una de vuestras preocupaciones es la de que no revictimicemos a las mujeres tratadas.
A. Es cierto que jurídicamente necesitamos darle el título de víctimas para poder protegerlas y actuar, pero más allá de eso no suele aportar casi nada.
Nuestra experiencia es que el valor, la opinión, las decisiones que ha tomado una mujer que está en la prostitución muchas veces son menospreciadas, pensamos que no están hechas desde opciones de libertad. Eso las hace todavía más vulnerables, al quitarle validez a sus decisiones las estamos victimizando más porque las estamos haciendo irresponsables de sus tomas de decisiones, las estamos tratando como menores de edad constantemente. Vienen de donde vienen, tienen una historia de vida… pero nuestra tarea no es decir ‘como vienes de ahí esto no…’ Si no, ‘tú has tomado unas decisiones frente a otras, así que construyamos con ellas desde la reflexión, desde ser dueñas de su vida…’
A mí me obsesiona mucho ahondar en la pregunta de por qué dos personas ante un mismo hecho toman decisiones diferentes, decisiones que las sitúan en una situación más precaria o mejor. Es decir, un mismo hecho de partida no supone una relación directa de causa-efecto: quién es esa persona, por qué ha tomado esa decisión, qué ha puesto en juego a la hora de tomar esa decisión. Estas mujeres no son tontas, todos ponemos en juego nuestra libertad en algún momento de la vida… Otra cosa es que por esa misma vulnerabilidad tenga un riesgo o un coste demasiado alto…
Darles la palabra es escuchar a la que te dice que ella sabía que venía a ejercer la prostitución, que ella se expuso a pagar esa deuda. ¿Por qué decimos que esa persona no está tomando la decisión en libertad? Está condicionada por vulnerabilidad, sí. Pero si no trabajamos con ellas desde la responsabilidad de las decisiones, desde los costes, seguirá repitiendo esa pauta porque estamos haciéndola irresponsable de su vida. O cuando vuelven a la prostitución una vez que han dejado la red de trata. ¿Por qué exigimos a las mujeres que no vuelvan a la prostitución? ¿Qué alternativas reales les ofrecemos, el servicio doméstico? Al final, nuestra abogada Clara Corbera lo dice mucho, es el despotimos ilustrado, todo por las mujeres pero sin las mujeres.
Cuando vives con las mujeres y conoces de dónde vienen no sólo intelectualmente, sino que estás allí, compartes tu tiempo, pues la vida se ve distinta. La perspectiva es muy valiosa, lo que cada una cuenta de por qué ha hecho las cosas... Porque si no, las anulamos. Volvemos a infantilizarlas. Tenemos que ver de dónde vienen y cómo esto influye en la reducción de los niveles de hasta dónde aguanto, eso es una trayectoria de vida y el que ante una situación se decide una cosa y se expone a eso. Que haya explotación es una cosa, pero a la hora de sentarnos ante estas mujeres y de hablar con ellas, no las anulemos aunque sea en nombre de ellas.
Se trata de trabajar con las mujeres de manera adulta, reflexionar con ellas, el porqué, ser honestos y plantear que no tenemos alternativas reales para que una mujer decida. Es un tema de igualdad de oportunidades.
Estamos haciendo un trabajo de investigación con la Universidad de Brasilia, y una de las dificultades que nos encontramos son los límites del concepto de trata porque nos deja fuera un montón de realidades, estamos atendiendo al delito y no a las historias de vida: mujeres pobres en cuyos países de origen prima la desprotección a todos los niveles. Hemos recuperado las historias de vida de una zona de Brasil, sus trayectorias vitales, su realidad de trata, de explotación, prostitución en España, y en algunos casos, el retorno.
En Brasil, un país con larga tradición de esclavitud, el tema de la trata se analiza desde el punto de vista de la explotación que sigue muy presente: explotación de trabajadores pobres para la prostitución, para el trabajo doméstico… Aquí, el enfocarlo desde la prostitución dificulta mucho el trabajo porque está sesgado.

(Javier Bauluz)
P. ¿Por qué un tema tan grave como la trata de mujeres tiene tan poca repercusión social?
A. Pues como la violencia de género. Un problema no es un problema social hasta que no nos afecta en la vida cotidiana de cada uno, como la prostitución de calle porque molesta. ¿La trata a quién importa? Está invisiblizada porque a muy poca gente le afecta, porque hay muchos intereses económicos y porque está muy ideologizada. Si en vez de debatir tanto sobre la legalización o la abolición de la prostitución, nos pusiéramos todos a combatir la trata y la explotación, y a crear los mecanismos para combatirlos… veríamos como disminuía. Este debate invisibiliza a la trata y, como no hay consenso, lo metemos todo en este saco.
P. ¿Cambiaría la percepción de la prostitución el conocer las historias de vida de las víctimas de trata?
A. Es un mundo desconocido y en torno al cual hay mucho morbo. El tema es cómo las visualizamos, si las seguimos visibilizando como víctimas, como personas con graves problemas, marcadas para toda la vida… Ciertamente hay gente así pero no sólo. El problema no es mostrar sino qué mostramos y esto está totalmente sesgado por el análisis que hagas. Si no mostramos una realidad compleja no vamos a poder diseñar soluciones complejas. Responsablemente deberíamos ir más allá, analizar desde un paradigma de complejidad…
Cuando una mujer llega a la Fundación y te prengunta “tengo que haber sido prostituta o víctima para que me ayudes?“. Es demoledor. “¿Qué pasa, que si no soy víctima no me ayudas? Que si no te digo que me explotaron no me vas a ayudar”. Y tú le tienes que decir “pues para tener derecho a esto y a esto, no”. Cuando sabes que esa persona por todo lo que ha vivido lo que te está diciendo es ‘ayúdame, échame una mano’. Y escuchar eso a mí me resulta muy duro, pero es lo que le estamos diciendo.
El mensaje es: primero denuncia para activar la protección, igual que la violencia doméstica. Las entidades planteamos que la denuncia no sea el elemento que active la protección. Pero les estamos diciendo ‘te vamos a ayudar a protegerte, te voy a dar un lugar para estar si quieres, te van a ayudar a buscar trabajo…’ Pero es que eso no es así. Tus opciones laborales son como las de tantos otros, y tienes unos hijos a los que dar de comer, unas expectativas…  Y les decimos que esperen y si entran en el mercado laboral finalmente, con un poco de suerte, será en la hostelería. Eso es hipocresía. Elige eso o el trabajo sexual que está ahí también.
En realidad les estamos pidiendo algo que tiene poco en cuenta su vida. Les decimos que dejen la prostitución, pero, ¿cuáles son las alternativas?. No les compensaría seguir en la prostitución si tuvieran alternativa porque llegado un momento emocionalmente no les compensa.

(Javier Bauluz)


P. ¿Cómo habéis detectado que les afecta emocionalmente la prostitución?
A. Al concepto de sí mismas, a las relaciones afectivas y sexuales, les provoca inestabilidad, miedo.. Emocionalmente tiene un coste alto. Después tienen sus mecanismos de defensa para minimizar el coste emocional del llevar dos vidas paralelas, el no poder mostrar lo que eres…
P. Una de las labores más costosas de la Fundación es documentar a las mujeres víctimas de trata que llegan indocumentadas. Pero, además, está cómo influye el que estén o no en situación administrativa regular, es decir, con papeles en España.
A. 
Si no tienen papeles, la inserción laboral es imposible con lo cual sólo les queda la economía sumergida, que vuelve a ser el trabajo sexual, el servicio doméstico o el cuidado de personas mayores.
P.¿Cómo ha evolucionado la visión que tiene el equipo de la Fundación Solidaridad Amaranta de la prostitución?
A. Cuando empezamos en 2002 éramos superabolicionistas… Institucionalmente no tenemos una posición más allá de que la prostitución tiene muchos costes para las mujeres. Tenemos vocación de estar con las mujeres y cuando estás con ella un día y otro, hay días que somos superproderechos y otros lo contrario. Fuimos evolucionando al ver la complejidad de la realidad.
Ninguno de nosotros es proderechos ni abolicionista. Es un debate secundario. ¿Qué nos aporta? ¿Ideología? Queremos estar con las mujeres entendiendo que la prostitución no es un tema positivo, que hay un problema de igualdad de oportunidades. Nos avala el trabajo y cuando te hago esta reflexión, es desde el contraste de la idea con la vida. Hay foros en los que como no te posiciones te ponen en el lugar de los explotadores.
El error es la casuística, siempre hay un caso que te ilustra la posición que quieras apoyar. Pero nosotros apoyamos categorías más amplias, que aúnen que estamos hablando de personas, de trabajadores pobres, de Derechos Humanos, de género….
Hace muchos años que nos gustaría que alguien pudiera visibilidad este tema desde la fortaleza de las mujeres, sin negar el sufrimiento, pero poniendo el acento en todo lo demás. Estamos revictimizando, mostrando el lado duro, sus carencias y no sus potencialidades. Y ellas construyen con eso sus imágenes de sí mismas. Tenemos que apoyar a la gente para que puedan vivir con ello, no decir eternamente son prostitutas, víctimas de trata, que han sufrido mucho en la vida que y sufrirán porque el bagaje que traen las merma… ¿Por qué nos empeñamos en mostrar sus sufrimientos y no su fortaleza? Porque también depende de cómo te sitúes ante las personas, de cómo te sientas a mirar la vida.
No son sólo prostitutas sino que son mujeres, madres… Como cualquiera de nosotras, y de las que tenemos mucho que aprender. ¿Qué pasa, que una mujer es eternamente prostituta o víctima de trata? Imagínate que alguien ocho años después les recuerde eso. ¿A cuento de qué? Las destroza.