domingo, 28 de abril de 2013

Los derechos del trabajo sexual se debate en University of New Hampshire



Picture
John Huff/Staff photographer University of New Hampshire students of the Woman's Studies program listen as Program Coordinator for the Red Umbrella Project in New York City Emma Caterine talks about her organizations campaigns to end the use of condoms as evidence of prostitution in the state of New York.


DURHAM — All Kitty Stryker wants is to not be arrested, beaten or raped.

“I think that sums it up,” she said. “Precisely.”

Stryker was speaking to a room full of University of New Hampshire students participating in a mini-conference on sex workers sponsored through the school's Women's Studies program on Tuesday.

She, along with two advocates for sex workers' rights from New York City participated in a discussion, “No bad women: Just bad laws,” after students watched the movie Scarlet Road. The film is a documentary on an Australian sex worker who works with people with disabilities.

People in this business are looking for rights, whether that means their work is legalized, decriminalized or just to be shed in a better light.

Stryker is a sex worker living in San Francisco. She has also worked with clients in Boston and London, England. After becoming somewhat of an expert at social media when having to market herself, she became a lover of the Internet and now does community management for two television stations as a day job — and pornography on the side.


Picture
John Huff/Staff photographer University of New Hampshire students of the Woman’s Studies program listen to Kitty Stryker, a sex worker, adult entertainment performer and sex worker rights activist from San Francisco, Calif., talks about legalizing and/or decriminalizing professional sex services.

“Porn is legal,” she said. “I don't have to worry about it.”

When she was providing sex to clients, which she still does, but not full-time, she said she would always make sure to receive two references before seeing the client.

She is not worried about getting arrested through advertisements she posts online, but is nervous that undercover police will try to book a session with her.

“They definitely can do that. They don't have to tell you they are a cop,” she said.

She said it is just a “matter of time” until she could possibly be taken to jail.

“I waive my privilege every day with every speaking engagement and activism that I do,” she said. “How much can I push my privilege and get away with things?”

Although prostitution laws differ from state to state, she said that generally states will arrest people who are willing to do certain acts for money and have that money exchanged.

In New Hampshire, a person is guilty of a misdemeanor if they solicit or agree to perform a sex act according to RSA 632-A: 1.

Picture
John Huff/Staff photographer University of New Hampshire students of the Woman’s Studies program watch the movie “Scarlet Road” a documentary that follows Australian sex worker Rachel Wotton who specializes in clientele with disabilities at the Hamilton Smith Hall in Durham Tuesday.

Stryker was not forced into this work. Neither were any of the people on the panel during the conference at UNH.

Stryker said she enjoys watching her clients grow and become people who have the confidence to stop paying for sex and start engaging with women and eventually have girlfriends. She said this work has taught her to love her body, how to set boundaries and gain a closer relationship with her family.

“Having my parents accept my sex work was really valuable,” she said during a panel discussion Tuesday night.

Jordan Rondinone, a UNH student who also dances at TENS in Salisbury, Mass., said her family knows about her work in the sex industry, as well.

She said the “umbrella term” of sex work encompasses anyone working within the sex industry and that because she dances sexually she is categorized under it.

Rondinone has also danced in Massachusetts at the Gold Club, Golden Banana and Centerfold.

“I have also done prostitution,” she said.

While she, too, has seen positives in her work. She included the feeling of empowerment, the compliments, the control of those watching and the ability to make fast cash. But she said she also feels vulnerable, is at a higher risk for sexual harassment and is in an industry that does live “a very different lifestyle.”

She said forming friendships has been difficult and she has not been in an intimate relationship since she started dancing.

“I don't think people completely understand,” she said of her work. “Maybe it is almost a jealousy thing?”

Because it has been hard finding a social group, she found another outlet.

“I was in rehab, I'm a lot better now,” she said. “But this industry gets you so open to that and for a long time, I didn't have anyone close and that was what was close to me and still can be,” she said.

Isabella Beaulieu, who also sat on the panel at UNH as a former student who dropped out and moved to Seattle, said she too had a hard time making friends in the sex industry.

When she got to the west coast, she had difficulty finding a job. She decided to start dancing and really enjoyed the profession.

“There are so many stereotypes of sex workers being victims of being forced, but everyone's experience is so unique and so amazing,” she said.

Stryker said most of the time her job is “nice” and that she enjoys it.


“But sometimes it's crappy and I don't want to get up and I don't want to get dressed in some fancy femme drag. I don't want to deal with it,” she said. “Sometimes I have clients who are really annoying or they are really boring, like, that happens.”

She said because she is a sex worker advocate, though, and because she is vocal, she is not allowed to say she had a bad day.

“Ever,” she said. “Because if I have a bad day, then I'm proof that sex work is evil.”

Stryker said there is a war on the sex worker community, but that it is not just on them.

“It starts with us, it starts with me, but it is going to come to you,” she said to the crowd at UNH. “This is a war on all of us.”

She said the United States is too big, with too many different state laws, to try to think of a solution that would work to give rights to sex workers across the board. But, she said, certain laws, such as No Condoms As Evidence, need to be passed to protect everyone, not just people in her field of work.

Emma Caterine, the program coordinator for the Red Umbrella Project in New York City, said No Condoms As Evidence, a New York state bill, will stop police and prosecutors from being able to use the possession of condoms as evidence of prostitution. Right now, they are able to use that as a fact that a person is involved in sex work, which can lead them to being arrested.


“It's not illegal to carry condoms anywhere in the United States,” she said. “When you bring these sort of cases forward ... They'll be found not guilty. It's going to happen.”

Caterine said that laws like this are preventing some people to even carry condoms, which means they are not using them.

“I hope this is passed soon,” Jared Ringer, coordinator for the Hate Violence and Sexual Violence Programs at the New York City Anti-Violence Project said. “I wish it was passed years ago.”

Maureen Bradley, a University of New Hampshire student in the Women's Studies program, helped bring the panel to the school on Tuesday. She said the reason for the mini-conference was to bring awareness to the issues the sex workers face and give them attention while teaching students about the lack of rights the workers have worldwide.

http://www.fosters.com/apps/pbcs.dll/article?AID=%2F20130423%2FGJNEWS_01%2F130429780

miércoles, 24 de abril de 2013

IV jornade de victimología UB Victimización de las persones que ejercen la prostitución

IV jornade de victimología UB
16/05/13  |  IV Jornada Victimologia  |  Edifici Històric de la Universitat de Barcelona
La IV Jornada de Victimologia continua amb la iniciativa de l’edició anterior i torna a centrar-se en un col·lectiu d’alt risc per a la victimització, com són les persones que exerceixen la prostitució.

El col·lectiu de treballadores sexuals ha estat molt poc estudiat per la victimologia en el nostre país tot i haver-se constatat les múltiples formes de violència que experimenten gran part d’aquestes dones al llarg del cicle vital i amb les dificultats afegides que suposen per a la seva protecció aspectes com l’estigma social o la vida als marges de la legalitat.

La present jornada pretén oferir una visió comprehensiva de la victimizació en l’àmbit de la prostitució, al marge de posicions ideològiques, que afavoreixi el diàleg entre tots els sectors implicats. Per portar a terme aquest objectiu, comptarem amb experts nacionals i internacionals en l’àmbit, que mostraran les dades obtingudes en els estudis al respecte i amb la visió de persones que, per la seva tasca professional, tenen contacte amb el col·lectiu de treballadores sexuals i poden descriure la seva realitat.
Si no podeu assistir a la jornada, podeu seguir-la en directe per Internet i formular preguntes en línia durant el col·loqui.

 http://www.cejfe.cat/contenido.php?IDCONTENIDO=192342

martes, 23 de abril de 2013

Prostitutas indignadas y precarias, un año después de la prohibición de la prostitución callejera en Barcelona

http://www.zoomnews.es/43050/actualidad/sociedad/prostitutas-indignadas-y-precarias-ano-despues-prohibicion-prostitucion-ca#

El colectivo lucha por combatir el estigma social y lograr que se reconozca jurídicamente el trabajo sexual

Muchas trabajadoras sexuales están haciendo las maletas: Alemania, Suiza y Holanda son los destinos "más potentes"

Alicia Rodríguez

Una prostituta negocia con un cliente / Getty
Una prostituta negocia con un cliente / Getty


La prostituta, una mujer independiente e influyente, con una privilegiada educación y nivel social, digna de casarse con los más respetados y poderosos ciudadanos. Esto ocurría en lugares donde prestar servicios sexuales a cambio de dinero no estaba mal visto, como en la Grecia clásica, donde la estigmatización del oficio todavía quedaba lejos.
Hoy, muchos años después, Prostitutas Indignadas está en constante lucha para evitar la abolición de su trabajo. Hace ahora un año, las trabajadoras sexuales de Barcelona salían a la calle para manifestarse en contra de la nueva ordenanza de civismo impulsada por el Ayuntamiento, con el favor de CiU y el Partido Popular, que conllevaba sanciones más altas por ejercer en la calle. Hasta 300 euros por una negociación entre prostituta y cliente en la vía pública, 750 si ésta tiene lugar a menos de 200 metros de una escuela y hasta 3.000 si las relaciones sexuales se mantienen en la calle.

Advierten que con el aumento de prohibiciones, las prostitutas buscan nuevos recursos y su trabajo se precariza

Pese a la movilización, organizada por la Plataforma de Prostitutas Indignadas, la ordenanza acabó aprobándose y aplicándose en verano. “Tan sólo mantener un diálogo es sospecha suficiente para ser multados. Los clientes, que también son sancionados por ello, están atemorizados”, cuenta un año después Julieta Vartabedian, antropóloga vinculada al Observatorio del Sistema Penal y Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona.
“Si lo que buscaban era hacer desaparecer la profesión, mal. Si lo que querían era acabar con la trata con fines de prostitución forzada, peor”, agrega Vartabedian, que asegura que no es posible eliminar el oficio. La antropóloga, que firma el informe Una aproximación a la vulneración de los derechos humanos de las trabajadoras sexuales en la ciudad de Barcelona, señala que con el aumento de prohibiciones, la prostituta busca nuevos recursos y su trabajo se precariza. “Una consecuencia clara de esta ordenanza es el empoderamiento de los empresarios del sector. A la mujer se le niega la opción de ser autónoma en la calle, pero sí se permite que la controlen otros en locales de alterne o pisos privados”, explica Vartabedian, añadiendo que, lejos de luchar contra las redes criminales, de este modo se les favorece.
Cristina Garaizabal, psicóloga clínica y portavoz de Hetaira, un colectivo de mujeres en defensa de los derechos de las prostitutas, advierte que el acoso y la persecución que provocan este tipo de normativas, sólo lleva a que se ejerza de modo clandestino, con todo lo que ello conlleva. Peores condiciones laborales y más abusos. “La situación de las trabajadoras sexuales que captan sus clientes en la calle está cada vez peor”, lamenta Garaizabal, que critica el corte abolicionista de las últimas medidas adoptadas.

Vartabedian: “Se están yendo a Alemania, Suiza y Holanda porque allí hay más trabajo”

Otra alternativa tras abandonar la calle es acudir a la Agencia para el Abordaje Integral del Trabajo Sexual (ABITS). “Se supone que allí les van a encontrar otro trabajo, pero son pocas las mujeres que se acogen a estos programas de inserción laboral”, cuenta Montse Neira, que lleva 22 años ejerciendo la prostitución y es licenciada en Ciencias Políticas en la Universidad Autónoma de Barcelona y autora del libro Una mala mujer. La prostitución al descubierto.
Un año después de la redacción de esta ordenanza en la Ciudad Condal, Neira asegura que hay menos mujeres ejerciendo en la calle, “porque las están multando arbitrariamente y, para ellas, es imposible ejercer”. “Las más emprendedoras se montan un piso entre tres o cuatro y se van allí, pero la mayoría sigue en la calle jugando al ratón y al gato con la policía”, apunta.

Mujeres sin derechos, mujeres invisibles

La lucha del colectivo se centra ahora en combatir el estigma social y lograr que se reconozca jurídicamente el trabajo sexual. “Tal y como están redactadas las leyes, las prostitutas no tienen derechos, ya que están reconocidas como objeto de derecho, pero no como sujeto soberano de derecho”, explica Neira.
Las trabas que desde las instituciones se ponen al colectivo y los difíciles momentos económicos que atraviesa el país, han empujado a muchas de ellas a hacer las maletas. “Se están yendo mucho a Alemania, Suiza y Holanda. Son los tres países más potentes, donde pese al control hay mayor tolerancia y donde hay más trabajo, sobre todo en espacios cerrados, como en pisos”, señala Julieta Vartabedian.

Garaizabal: “No se tiene en cuenta la capacidad de decisión de la mujer a la hora de elegir este oficio y eso hace mucho daño”

Muchas no pueden emigrar por problemas de papeles y se quedan en España, un país donde Vartabedian no cree que haya aumentado el estigma social pero donde Montse Neira asegura que cada ordenanza que se aprueba en este sentido contribuye a aumentar la intolerancia. “Las normativas están enfocadas a luchar contra la prostitución en la calle, y no contra la que se ejerce en clubs y pisos, porque no quieren que se vea. Y este tipo de ordenanzas sirven como herramienta para reforzar la falsa idea de que la prostitución en la calle trae inseguridad, robos y droga”, lamenta Neira.
“La victimización de estas trabajadoras forma parte del estigma social”, apunta Cristina Garaizabal. “No se tiene en cuenta la capacidad de decisión de la mujer a la hora de elegir este oficio y eso hace mucho daño, porque las autoridades adoptan un papel ultraproteccionista que les lleva a querer prohibirla sin preguntarlas primero a ellas”, cuenta la portavoz de Hetaira.

viernes, 19 de abril de 2013

"Me prostituyo porque todos tenemos derecho a comer" Testimonio de prostituta


http://www.lavozdigital.es/cadiz/v/20130414/el-puerto/prostituyo-porque-todos-tenemos-20130414.html

«Me prostituyo porque todos tenemos derecho a comer y no hay otra opción»
Isabel, de 44 años, tiene a su madre y a su hija en Rumanía, a las que envía dinero todos los meses. | LOLA RODRÍGUEZ
«Ellas lo saben, yo no me escondo. Ya soy mayor como para esconderme». Isabel, de 44 años, lleva ocho trabajando como prostituta en El Puerto. Llegó de Rumania para ganarse la vida y ayudar a su madre, a la que no ha visto desde entonces, y a su hija, que sí suele visitarla en verano. Trabaja para sí misma, no está bajo el yugo de ningún proxeneta, y asegura que las compañeras que ofrecen sus servicios en Valdelagrana, como ella, tampoco.
Isabel es la más veterana de un grupo que no llega a las diez mujeres, y como tal quiere expresar su opinión sobre la Ordenanza Municipal de Convivencia de El Puerto, en vigor desde el pasado mayo, que prohibe el ejercicio de la actividad sexual en la vía pública. Algo que las perjudica de lleno a ellas, aunque de momento no ha habido ningún caso que haya derivado en multa. Éstas pueden alcanzar los 3.000 euros, también para los clientes. A las inclemencias de trabajar en la calle les suman ahora el temor a ser sancionadas.
«No estoy de acuerdo con esa norma porque todo el mundo tiene derecho a comer aunque sea un trozo de pan. Yo no tengo otra opción, no hay trabajo, no hay nada. Hay chicas sudamericanas que están trabajando como criadas, internas en las casas, por 200 o 300 euros la que más. Con eso no se puede vivir, ni mandar dinero a casa».
De criada a prostituta
Ella misma comenzó así, sirviendo, cuando llegó de Rumania. Pero al poco tiempo la despidieron y no encontró otra salida que la prostitución, por la urgencia de mantenerse en España y enviar dinero a su familia. Dice que sus compañeras están en la misma tesitura.
En sus inicios tenía la trasera de la estación como punto de encuentro con sus clientes. Después de un tiempo lo cambió por Valdelagrana. Solo trabaja de día. Suele llegar sobre las diez de la mañana y se marcha a las ocho de la tarde. «Nunca me ha gustado arriesgarme. Y la noche es más peligrosa. Si ese día no hago nada, pues nada, me vuelvo a casa igual. No me complico la vida y pienso que mañana será mejor». Asegura que no hay problemas con el vecindario, pese a que la asociación vecinal denunció recientemente que había más trasiego de clientes.
«Eso no es cierto. No hay más clientes, sino todo lo contrario. Y nosotras estamos en un lugar apartado en el que no molestamos a nadie. Cuando llega un cliente, entramos en el pinar, no pasamos por delante de las casas. De hecho, los vecinos, cuando pasan, no nos dicen nada. Solo hay una vecina que insiste en hacernos fotos cuando estamos con los clientes. Pero con los demás no hay problemas. Y vamos a la gasolinera, compramos y todo bien. La Policía pasa de vez en cuando, para y nos pregunta qué tal estamos y qué tal el trabajo». Pese a que la crisis se ha dejado notar bastante en el bolsillo de los clientes y ahora es aún más complicado ganarse la vida como prostituta, Isabel sigue adelante.
150 euros para enviar a casa
Unos días con más, y otros con menos, pero con lo suficiente para pagar el alquiler, alimentarse y enviar parte de lo que gana a los suyos. Lo que se puede permitir, como mucho, son 150 euros al mes, que ayudan a mantenerse a su madre, anciana y con achaques de salud, y a su hija, que ha estudiado una carrera universitaria y ahora trabaja en un bar. En Rumania, las cosas no están mucho mejor. «Allí llevamos en crisis toda la vida. Si aquí estamos mal, allá es mucho peor».
Apoyadas por la asociación Pro Derechos Humanos de El Puerto, que les prestan asesoramiento jurídico y sanitario, Isabel y sus compañeras conocieron las intenciones del Ayuntamiento en una reunión en la que les presentaron el borrador de la ordenanza ya elaborado. Señala que apenas tuvieron opción a hacer sugerencias, o todas las que plantearon no fueron tenidas en cuenta. «¿Dónde nos podemos ir a trabajar? Dime tú, ¿dónde?. ¿A San Fernando? En San Fernando solo hay yonkis que pretenden pagarte cinco euros por un servicio? En El Puerto no hay otro lugar donde podamos trabajar en estas condiciones. Nos vienen clientes de Cádiz, Jerez, Sanlúcar, Chiclana y hasta Sevilla».
Sevilla, Madrid o Barcelona no están entre sus planes. «Yo ya no tengo veinte años. No conozco a nadie allí, hay mucha droga. Yo solo quiero trabajar tranquila el tiempo que me quede aquí». Porque, eso sí, tiene claro que cuando cumpla los 50 dejará la calle y regresará de vuelta a su país. «Ya no tendré edad para estar así. Quiero volver a Rumania, y que me mantenga mi hija!», dice entre risas.

jueves, 18 de abril de 2013

Sindicato de trabajadoras del sexo en Suiza

http://geaphotowords.com/blog/?p=19601
 
Que cada prostituta se sienta bien en su trabajo. Que tenga un reconocimiento social como prestataria de servicios sexuales, un certificado de salario que les permita pagar impuestos, una pensión para la vejez, seguros sociales como cualquier trabajador independiente. Es el objetivo del primer Sindicato de Trabajadoras del Sexo que se acaba de fundar en Suiza y que se muestra como una herramienta eficaz en la lucha contra la trata de mujeres. ¿Un ejemplo para España? Entrevistamos a su fundadora.
.
FOTO  ©  Nuria López Torres, miembro de GEA PHOTOWORDS
.
Por Sergi Ribas para GEA PHOTOWORDS
A raíz de un articulo que publiqué aquí sobre la nueva ley de la  prostitución en Barcelona, en el cual tuve la ocasión de entrevistar a una miembro del Colectivo Hetaira, organización que vela por los derechos de las prostitutas, llega a mis oídos la noticia de que en Suiza se ha creado el primer sindicato de  trabajadoras del sexo. Esto es, por lo menos, sorprendente a primera vista y las dudas sobre el concepto en si se me plantean de inmediato. El tema ha revolucionado Suiza, aunque seguramente mucho menos de lo que lo hubiera hecho en nuestro país. La fundadora del sindicato, Angelica, nos cuenta los pormenores de esta peculiar experiencia asociativa.
.
¿Cómo y cuándo nace la idea de constituir un sindicato?

.

Lo que me empujó a hacer realidad de este sueño fue la proposición del UDC, un partido  de extrema derecha aquí, en Suiza, que pedía que sacaran a las prostitutas de las calles porque estaban al lado de las escuelas, algo que no era cierto. Acudí al Gran Consejo de Ginebra para hablar de nuestra situación y decir que era absolutamente falso  lo que afirmaba UDC, que podían venir a comprobarlo ellos mismos. Así nació el Sindicato. Todas las chicas nos organizamos y pedimos ayuda a sindicatos de Francia,que tienen ya una larga carrera.
¿Qué respuesta esperáis o ya estáis obteniendo por parte de la sociedad?
.
Estamos obteniendo respuestas desde varios sectores, nos invitan a muchas conferencias como sindicato. Otros sindicatos nos han felicitado y desde el sector político creen que somos un interlocutor válido para hablar de la prostitución. Hablamos en nombre de las prostitutas, las representamos, y eso es un gran reconocimiento social.
¿Qué utilidad puede tener el sindicato para las prostitutas? ¿Crees que un sindicato de otro oficio es tratado de la misma forma?
.
El  hecho de hablar todas con una sola voz; que podamos mejorar nuestras condiciones de trabajo, esa la idea. Que cada prostituta se sienta bien en su trabajo. Que tenga un reconocimiento social como prestataria de servicios sexuales. Estamos en contacto permanente con la Brigade des Moeurs  (la policía que se encarga de la prostitutas). Siempre están disponibles, nos han felicitado calurosamente por el hecho de haber creado un sindicato; los políticos también nos han dado su apoyo. En fin, hay muy buena comunicación.
¿Cuáles son las condiciones actuales de la prostitución en Suiza? ¿Hay protección legislativa? ¿Cómo está vista socialmente?
.
Creo que, socialmente, se ve como un estigma existente en todas las sociedades occidentales y que no va a desaparecer por el hecho de que haya un sindicato. La prostitución es mucho más difícil de erradicar que cualquier otra cosa. Jurídicamente,es un trabajo legal. Un trabajo considerado como independiente. Nosotras tenemos un certificado de salario que nos permite de pagar impuestos, pagar una pensión para la vejez, además de todos los seguros sociales, como cualquier trabajador independiente.
Si una prostituta tiene un problema aquí, puede llevarlo a los tribunales, puede llamar a la Policía, que se defiendan sus derechos. Me parece una situación óptima, aunque eso no excluye que siga habiendo problemas. Hay gente que se aprovecha de la situación de las prostitutas y les cobran alquileres muy elevados para poder ejercer su oficio, etc.
En un momento social en el que, al menos en España, los sindicatos empiezan a ser criticados, ¿creéis que sigue siendo la mejor arma de negociación con el Gobierno?

.

La  cuestión del “nombre”, sindicato o sindicalismo, es muy complicada. Es verdad que, como “independientes“, no tenemos un objetivo contra el que luchar. Lo que nosotras queremos es que nuestras condiciones de trabajo sean óptimas, dignas de un país civilizado como es Suiza. Creo debemos seguir llamándonos sindicato, porque en Suiza la percepción del sindicalismo es muy diferente de la que hay en España o Francia.
Nosotras no podemos dejar de ser un sindicato y pasar a ser un colectivo o una asociación porque perderíamos credibilidad. Que seamos un sindicato significa que todas nuestras asociadas perseguimos los mismos objetivos, que aceptamos los estatutos  y que luchamos por las mismas cosas.
Para luchar contra lo que llamáis “competencia desleal”, os enfrentáis a las mafias y redes de explotación. ¿Hay alguna posibilidad de que las autoridades se decidan a combatir estas mafias de forma real y efectiva?
.
En Suiza, cada cantón tiene su propia ley de prostitución. Así que, en cada uno, la situación  es muy distinta. La trata de blancas y la competencia desleal son dos cosas diferentes. Las redes mafiosas trafican con personas y pueden imponer precios bajos, pero no es eso lo que nosotras consideramos competencia desleal. En Suiza, el proxenetismo, la explotación de personas obligadas a ejercer la prostitución es un delito. Nosotras podemos llamar a la policía cuando descubrimos que hay chicas que están siendo explotadas. La intervención de las fuerzas del orden es de gran ayuda en estos casos.
Cuando hablamos de competencia desleal, nos referimos a chicas que trabajan por 30 euros, porque creen que es muchísimo dinero pero aquí, en Suiza, esa cantidad es una miseria. Ofrecer el mismo servicio que nosotras realizamos por un precio tan bajo es competencia desleal. Nosotros insistimos a las chicas que se ponen en contacto con nuestro sindicato a que establezcan un precio estándar. Sobre todo por ellas. El mercado existe, está establecido y no deberían trabajar por menos dinero,tienen que respetar a sus compañeras.
¿Crees que se confunde permanentemente la trata, las mafias con prostitución voluntaria?
.
Si, es verdad. Hay mucha gente que cree que todas las prostitutas son víctimas y no entienden que hay personas que eligen voluntariamente esta profesión. Necesitamos que comprendan que nosotras podemos ser un elemento muy importante en la lucha contra la trata de seres humanos porque sabemos cuál es la situación, vemos lo que pasa y además podemos denunciarlo a la policía.
¿Puede ser que se utilice la trata por parte de las autoridades y la prensa para así poder englobar a todas las profesionales y hacer leyes más restrictivas con la excusa de los derechos humanos?
.
El argumento preferido de las feministas extremas es afirmar que somos todas víctimas y necesitamos ser salvadas. Sobre todos los católicos, que tienen siempre un mensaje de salvación. No son capaces de entender que uno puede elegir libremente esta profesión. Pero hay una gran diferencia entre un trabajo elegido voluntariamente, con todas sus consecuencias, y la trata de blancas, las mafias que obligan a las personas a prostituirse.
Siempre ha habido competencia desleal en la prostitución. Por cada chica que cobre una tarifa específica, seguramente haya dos chicas que trabajen por un 10 % menos. Eso siempre ha existido. No podemos obligar a nadie a aceptar una tarifa, sobre todo nosotras, que somos autónomas. Cada una hace lo que quiere con su cuerpo. Lo ideal sería convencer a las propias mujeres de las ventajas de tener un precio fijo para todas. Pero no podemos obligarlas, ni institucional ni estructuralmente
porque somos independientes.
¿Cuál es el debate acerca de la ley de la prostitución y las zonas donde ejercer?
.
En Ginebra, hay personas que alquilan un piso de, por ejemplo, dos habitaciones, lo transforman  en un piso de cuatro y alquilan cada una a una chica diferente a precios altísimos. Es un dinero que no declaran. Estas chicas están totalmente desprotegidas, ni siquiera tienen facturas del alquiler que pagan. Nosotras queremos que el lugar de trabajo sea digno, que haya una cocina, que haya un cuarto de baño. Que tengan todo lo necesario para trabajar.
Actualmente, se trabaja en habitaciones muy pequeñas y eso crea problemas de higiene. Problemas de seguridad. Si una chica tiene un problema y tiene que escapar, no puede hacerlo por las reducidas dimensiones de las habitaciones. Y sobre todo, que haya facturas, que los propietarios hagan facturas a las chicas para evitar que puedan ser desalojadas en cualquier momento.
¿Cuáles son las máximas aspiraciones sociales del sindicato?
.
Que se mejoren las condiciones laborales, que sean dignas, que se reconozca esta profesión. Pedimos la creación de una guía para las prostitutas que se inscriben a la Brigade des Moeurs; un día de información de los riesgos sanitarios y acceso gratuito a las pruebas de enfermedades de transmisión sexual. Estamos luchando por la creación de ese día de información. Queremos que las chicas que son víctimas de mafias sepan que existe una ley que protege sus derechos en estos casos. Que hay toda una estructura social que puede ayudarlas. Inscribirse a la Brigade des Moeurs y recibir toda esa información puede resultar muy útil para acabar con casos de explotación.
.
Sergi Ribas es  licenciado en Sociología por la Universidad de Barcelona. Especializado en Medio Ambiente  y Sociedad, ha trabajado para  el Consell Assessor per al Desenvolupament Sostenible de la Generalitat de Catalunya y posteriormente ha tenido la oportunidad de viajar por el Cono Sur americano colaborando con diferentes ONG como la Fundación ambiental boliviana Gaia Pacha y la entidad chilena ¡Activo! Actualmente escribe en Ecodiari.cat

Plan de lucha contra la Trata de Personas de La Polícia Nacional

http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/una-campana-contra-prostitucion-ilegal-dirigida-especialmente-los-clientes-jovenes-2366271

Datos de la lucha contra la Trata del año 2012:

Guardia Civil:
Inspeccionó 2.282 locales dedicados a la prostitución y 1.073 en los que podría haber víctimas de explotación sexual, se realizaron 31 operaciones con un saldo de 97 detenidos y 200 víctimas liberadas.

Policía Nacional:
337 operaciones, con 1.011 detenidos y 722 víctimas localizadas.

Un total 1.122 "víctimas" localizadas y liberadas que no se saben donde están y cómo han sido atendidas.

Un total de 1.108 detenidos, de los cuales la mayoría han sido puestos en libertad.
Montse Neira

*********************************
El Cuerpo Nacional de Policía ha lanzado una campaña con un teléfono gratuito y un correo electrónico, ambos confidenciales y atendidos por policías especializados las 24 horas, para facilitar las denuncias contra la trata de personas con fines de explotación sexual, un negocio que en España mueve cinco millones al día y 32.000 a nivel mundial a lo largo del año. La iniciativa incluye otras medidas, como formación para policías y medidas para sensibilizar a los ciudadanos.
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha presentado este proyecto en un acto celebrado este miércoles en el complejo policial de Canillas donde ha recordado que la Guardia Civil también interviene contra esta manifestación de la criminalidad que afecta a unas 12.000 personas en España, la mayoría de ella mujeres.
Además, el ministro ha manifestado su preocupación ante esta lacra porque, según apunta, las bandas del crimen organizado que se dedican a este tipo de delito también se expanden a otros campos de criminalidad como el tráfico de drogas. En este sentido, ha valorado algunas de las medidas contempladas en este plan como ahondar en el control de fronteras, una mayor coordinación de la policía y la Guardia Civil con jueces y fiscales o un mayor control de los lugares susceptibles de albergar la trata de personas con fines de explotación sexual.

Dos vídeos para impulsar la campaña

Fernández Díaz ha desglosado los datos relativos a la lucha contra este delito y en el año 2012 la Guardia Civil inspeccionó 2.282 locales dedicados a la prostitución y 1.073 en los que podría haber víctimas de explotación sexual, se realizaron 31 operaciones con un saldo de 97 detenidos y 200 víctimas liberadas.
En cuanto a la policía, los datos ofrecidos por el ministro corresponden a todo el año 2012 y a los tres primeros meses de 2013. En este periodo se han realizado 337 operaciones, con 1.011 detenidos y 722 víctimas localizadas. "Interior se comprometió a defender a colectivos especialmente vulnerables y este lo es", ha dicho Fernández Díaz, quien ha recordado que la lucha contra la trata de personas con fines de explotación sexual fue incluido en el Plan Estratégico Nacional de la Policía Nacional para el periodo 2013-2016.
Además, la campaña presentada hoy por la Policía cuenta con dos vídeos que serán difundidos para fomentar la sensibilización ante este tipo delictivo. En el acto en el que también ha estado presente el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes y la defensora del Pueblo Soledad Becerril, quien se ha referido a la desprotección que sufren las víctimas de explotación sexual para denunciar.

E-mail, página web y 'hashtag'

En ambos vídeos --realizados por la actriz, directora y guionista Mabel Lozano-- la policía ofrece medios para posibilitar tanto la colaboración ciudadana como la denuncia de las víctimas, a través de un teléfono gratuito atendido las 24 horas por policías especializados de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos (900 10 50 90) y un correo electrónico (trata@policia.es) que preservan la confidencialidad de sus usuarios y que están disponibles desde este mismo miércoles.
Otra novedad es la integración de una página web dentro del portal de la policía que servirá de canal adicional de información a los ciudadanos sobre este delito, con especial atención a las medidas preventivas, al marco normativo y a los derechos de las víctimas. Aquí también se pueden encontrar direcciones, teléfonos de oficinas policiales y de otras instituciones y organizaciones de carácter social, todo ello a nivel nacional y en lo que se refiere a este delito.
Por otro lado, como apoyo a la campaña de información que incluye el plan, la policía ha diseñado carteles y dípticos indicando el teléfono y correo electrónico de contacto, donde las víctimas podrán encontrar los derechos que les asisten como tales. Serán distribuidos en las comisarías de policía y puestos fronterizos, así como en puertos, aeropuertos, oficinas consulares y embajadas en España, entre otros.
Además, la policía ha puesto en marcha el 'hashtag' #contralatrata dentro de la campaña en redes sociales, cuya acogida por parte de los internautas lo ha convertido en 'trending topic' en Twitter.

Cooperación internacional

La Policía informa de que varios informes recientes de organizaciones internacionales como Naciones Unidas, señalan a España como país de tránsito de las víctimas de este fenómeno, resaltando su condición de destino final de éstas. En cuanto a España, los datos revelan que los casos registrados se triplican entre 2009 y 2010, situándose en el segundo país de la Unión Europea con mayor número de víctimas en 2010, sólo por detrás de Italia.
Advierten los expertos policiales de que el hecho de que, en algunos casos, las víctimas no tienen una percepción real de su condición supone una traba adicional para el trabajo de la policía por su liberación. Para paliar esta dificultad se han incorporado cursos de formación en este sentido en los planes de estudios del Cuerpo Nacional de Policía, reforzando específicamente a los policías destinados en unidades especializadas de investigación, puestos fronterizos y funcionarios destacados en el extranjero.
Por otro lado, la cooperación internacional es una herramienta eficaz para la lucha contra las redes de trata de seres humanos por su carácter internacional, ya que las víctimas son en su mayoría mujeres traídas de otros países, principalmente Brasil, Rumanía, Paraguay, Nigeria, China y Rusia. De ahí que una de las medidas estructurales más importantes sea la especialización de las brigadas de investigación según la procedencia de sus víctimas, ya que el 'modus operandi' de estas redes criminales varía en función del país de origen d

Mi libro "Una mala Mujer" Mañana viernes 19, presentación en Sevilla

Me complace comunicaros a todos que el próxima viernes día 19 de abril estaré en Sevilla presentando mi libro"Una mala mujer" que es el testimonio en primera persona de mi vida y la evolución que he tenido en ella como consecuencia de haber decidido un día ejercer la prostitución.

me presentará Alicia Murillo, feminista y artista multidisciplinar, una guerrera incondicional por la que siento admiración y orgullo de compartir inquietudes. Para mi un gran honor que sea ella, (ahora no me llames ñoña). Podéis seguirla en su blog y facebook

Facebook de Alicia Murillo: https://www.facebook.com/aliciamurillo?ref=ts&fref=ts

Librería Relatoras, c/ Relator 44. Sevilla 


jueves, 11 de abril de 2013

"Queremos seguir siendo prostitutas y feministas" Morgane Merteuil

http://www.eltiempo.com/mundo/europa/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12285883.html  

La francesa Morgane Merteuil desafía a las feministas de su país que desean abolir la prostitución. 

En Francia hay feministas que luchan por la abolición de la prostitución y feministas que luchan para que la prostitución no desaparezca. Morgane Merteuil, secretaria general del Sindicato del Trabajo Sexual (Strass), forma parte del segundo grupo.
La joven, de 26 años, graduada en Letras modernas, conoce muy bien el tema porque es escort (acompañante). O, dicho sin rodeos, puta, palabra que ella prefiere porque tiene una connotación más “militante”.
En julio pasado, durante un debate en la televisión con una feminista abolicionista que quiere multar a los clientes para construir “una sociedad sin violencias contra las mujeres”, Morgane Merteuil la increpó: “Tú lo que quieres es una sociedad sin putas”.
Es cierto que la palabreja, pronunciada por una mujer joven e inteligente, que se atreve a reivindicar un trabajo tan estigmatizado, tiene mayor impacto. Es curioso, sin embargo, observar a dos feministas que deberían compartir una misma causa disputarse en público y de manera tan vehemente.
¿Cómo vive usted ese conflicto entre feminismos?
Es algo muy violento. Esas feministas nos rechazan totalmente, en lugar de luchar a nuestro lado para mejorar nuestras condiciones. Nos tratan de proxenetas y de ‘bomberas del patriarcado’. El movimiento feminista antiprostitución nos niega nuestro estatuto de mujeres trabajadoras. Nos rechazan porque pedimos el derecho a seguir siendo putas, pero en condiciones de seguridad.
***
En la televisión, Morgane Merteuil se parece a una universitaria o, a lo sumo, a una activista antitransgénicos. En persona, cuando está a punto de salir al trabajo, parece una niña jugando a ser grande, con su gran bolso, su minifalda, sus tacones negros y su chaqueta de cuero violeta. Cuando dice que es prostituta, las militantes de otras asociaciones tienen por lo general la misma reacción: “Comienzan a analizarme y a preguntarme cómo llegué a este trabajo. Me dicen: ‘No te das cuenta lo que estás haciendo con tu vida; no sabes lo que te conviene’. Me salen con unos discursos muy paternalistas”.
Hace dos meses, la ministra de los Derechos de la mujer, Najat Vallaud-Belkacem, dijo en una entrevista: “Mi objetivo, como el del Partido Socialista, es que la prostitución desaparezca”. ¿Por qué su asociación pidió la renuncia de la ministra?
Si las proposiciones y los discursos del actual gobierno se ponen en práctica, esto tendrá como consecuencia más precariedad, más marginalización y más peligros para las putas. Ese no es el discurso de alguien que pretende defender a las mujeres.
Sin embargo, la ministra Vallaud-Belkacem forma parte de un gobierno socialista. ¿Acaso no hay una diferencia entre las políticas de la derecha y las de la izquierda sobre la prostitución?
Para mí, hoy en Francia no tenemos un gobierno de izquierda. Este es un gobierno liberal en economía y racista en la manera de tratar a las minorías. El Partido Socialista francés desde hace mucho tiempo es de centro-derecha, aunque pongan en marcha algunas medidas sociales para hacernos creer que siguen siendo de izquierda.
En Suecia, según afirman algunos partidarios de la abolición, las nuevas leyes que castigan a los clientes han hecho reducir la prostitución. ¿No le parece legítimo que los socialistas franceses intenten seguir ‘el modelo sueco’?

(Aquí, por primera vez, parece enojada). La experiencia en Suecia es un fracaso total. La prostitución no se ha reducido en absoluto. Las leyes abolicionistas dieron más poder a los agresores, que ahora, con el pretexto de ocultarse de la policía, obligan a las mujeres a irse a lugares apartados donde pueden aprovecharse de ellas. También hay una mayor estigmatización porque el discurso es muy victimizador, casi patológico. Le doy un ejemplo: las prostitutas suecas están perdiendo el derecho de criar a sus hijos porque se considera que si han caído en la prostitución, es porque no están del todo bien de la cabeza. Por eso, algunas han tenido que irse a trabajar a la frontera con Dinamarca.
¿Qué piensa usted cuando el gobierno dice que quiere hacer desaparecer la prostitución o reducirla?
Son declaraciones que no tienen ningún sentido. Hay gente que decide dedicarse al trabajo sexual porque no hay oportunidades en el mercado laboral. Lo que sí es un objetivo es aumentar las oportunidades de trabajo y luchar de manera general contra la explotación. Esos son dos objetivos concretos. Lo demás no tiene ningún sentido.
***
Morgane Merteuil ha ganado cierta notoriedad en Francia desde que el diario Le Monde publicó una nota hace un año con el título ‘Prefiero ser escort que trabajar en una fábrica’. La declaración es una bofetada a la sociedad capitalista y liberal francesa.
La definición que da de su oficio también es provocadora: “Es un intercambio de servicios sexuales por dinero. Lo que cambia es la forma como llegan los clientes, ya que puede ser en la calle, por Internet, en las salas de masaje o en los clubes”.
En el medio de la prostitución también hay diferencia de clase. Una mujer del Este de Europa, sin documentos de identidad y víctima de una red de trata de blancas, está en la parte más baja de la pirámide. Según ciertas cifras, el 90 por ciento de las prostitutas son extranjeras.

¿Lucha usted también por las colegas que están padeciendo una situación difícil?
Por supuesto. Sobre todo por ellas estoy comprometida en este combate, porque ellas son las principales víctimas de las violencias y las discriminaciones. En cuanto a las cifras, dudo de que sean exactas porque se basan en los arrestos que hace la policía en la calle. Hace unos meses, el porcentaje de putas extranjeras era del 80, ahora es del 90 por ciento. En todo caso, no importa que seamos extranjeras o francesas, todas somos susceptibles de ser víctimas de explotación. Por eso luchamos por todas las trabajadoras del sexo.
¿Qué tanto ha influenciado la mediatización que usted ha ganado como secretaria general del Strass?

Como utilizo un seudónimo, muy pocos clientes me buscan luego de haberme visto por la televisión. En realidad, una de las consecuencias de mi trabajo de militante es que tengo menos tiempo para ellos (risas).
***
Morgane Merteuil obtuvo un máster en literatura comparada con una monografía sobre Dostoïevski y Camus. Su apodo, Merteuil, se inspira en el personaje de la marquesa del mismo nombre en la novela Las relaciones peligrosas de Choderlos de Laclos.
Ella misma, en algún momento, quiso ser profesora. A veces habla de literatura y de actualidad con sus clientes. Recientemente, discutió con un abogado sobre la manera de doblar las páginas de los libros: en la parte superior izquierda, para no perder la página, y en la parte inferior, los pasajes que quiere releer.
Pero su trabajo no es siempre bien visto por los intelectuales. A este respecto, le leo en voz alta una frase del filósofo Dominique Folscheid: “La prostituta es una esclava a medio tiempo. Ella crea un doble de su cuerpo que deja luego a la disposición de otro, como si se tratara de una cosa a la cual se le puede poner precio”.

¿Qué piensa de lo que dice este filósofo?
En todo trabajo hay momentos en que uno hace las cosas de manera muy mecánica porque está fatigado y quiere regresar rápido a casa. Tampoco estoy de acuerdo con esta visión de la prostituta como un objeto a disposición del cliente. Es una idea muy desvalorizadora de lo que somos como trabajadoras. Porque ser puta no quiere decir dejar su cuerpo a la disposición del cliente. Lo que hacemos es utilizar nuestro cuerpo para dar un servicio en el que uno nunca es pasivo sino activo.
Asbel López
Para EL TIEMPO
París.
 http://elestantedelaciti.wordpress.com/2012/10/06/318/
 

miércoles, 10 de abril de 2013

Presentación de "Una mala mujer" en Sevilla

Librería Relatoras y Alicia Murillo activista feminista y artista multidisciplinar, me presentaran en Sevilla
Mi agradecimiento,  desde ya mismo, por el cariño con el que soy acogida. A Librería Relatoras por el interés y a Alicia Murillo una guerrera, de las pocas que he conocido personalmente y que no sé si la suerte o el azar ha querido que se cruce en el camino de mi vida y por la que siento una gran admiración
Sevillanxs que queráis conocer a @[100001983547535:2048:Montse Neira] y charlar con ella sobre su libro "Una mala mujer", estáis de suerte: el 19 de abril a las 19h, lo presenta en Relatoras. Acompañada por @[566079784:2048:Alicia Murillo]
Sevillanxs que queráis conocer a Montse Neira y charlar con ella sobre su libro "Una mala mujer", estáis de suerte: el 19 de abril a las 19h, lo presenta en Relatoras. Acompañada por Alicia Murillo


domingo, 7 de abril de 2013

6 de abril. vence plazo para transponer la Directiva Europa sobre Trata

http://www.boe.es/doue/2012/315/L00057-00073.pdf


Este sábado 6 de abril cumple el plazo de España para transponer la Directiva Europea sobre Trata y aún no lo ha hecho.

“La aprobación de una ley integral permitiría combatir este delito y proteger a las víctimas con mucha más eficacia, ya que reforzaría los criterios, la coordinación y la homogeneidad en la actuación en todo el territorio”.

Proyecto Esperanza Adoratrices:



El escándalo del Club Dallas (La Jonquera)

Varias cosas:
El pasado día 20, se publicó en la prensa la desarticulación de un grupo de criminales que traía a chicas rumanas para su esclavitud sexual. En la noticia no dicen cuántas víctimas han identificado en esta redada en concreto, pero apunta que a o largo del año se habían identificado a 215 víctimas de trata. la publicación de estos datos genera una gran confusión  ya que si no se lee atentamente, algo que ocurre con cierta frecuencia, parece que se rescataron ese número de víctimas en esta operación. Pero, si ya la desinformación es un constante en la manera de redactar las noticias, lo más grave de todo es que nadie sabía dónde estaban estas "víctimas", ni las propias entidades que atiende a las víctimas de trata y que la propia polícia tiene que llevar en el momento que son identificadas. Finalmente y para rematar resulta que a los pocos días, el prostíbulo sigue funcionando con toda la normalidad del mundo y las chicas siguen ahí. Obviamente esta noticia no apareció en la prensa nacional, sino en la francesa:
Montse Neira, escort, escritora, investigadora social de la prostitución.


http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/20/barcelona/1361349428.html

La Policía Nacional ha desarticulado dos grupos criminales que captaban a jóvenes rumanas menores de edad mediante falsas promesas de trabajo y, tras cumplir los 18 años, las traían a España. Una vez aquí, las obligaban a ejercer la prostitución en macro-prostíbulos de Girona, en la zona cercana a Francia. Las jóvenes eran sometidas a continuas amenazas, palizas e incluso violaciones. En total se ha detenido a 19 personas, 7 de los cuales de nacionalidad rumana ya están en la cárcel, y se ha identificado a 215 víctimas directas en el último año.
La investigación se inició hace un año después que varias víctimas denunciaran la situación en Rumanía. Las chicas explicaron que un hombre de nacionalidad rumana estaba captando mujeres menores de edad en la zona de Braila (Rumania), ofreciéndoles trabajo como cuidadoras de niños y ancianos y las trasladaban a España, donde las obligaban a prostituirse.
El CNP inició una investigación que casi un año después ha permitido llegar hasta la cúspide de ambas organizaciones. Durante este año, los agentes han averiguado que los miembros de la organización las mantenían permanentemente controladas a las chicas, llegando a utilizar escáneres dactilares que registraban tanto el inicio de la jornada laboral de cada mujer, como cada uno de los servicios sexuales que realizaban.
Entre los 19 detenidos están los principales cabecillas de ambas organizaciones, y a los largo del año de investigación se ha identificado a un total de 215 víctimas directas del macro-prostíbulo, que actualmente se encuentra en horas bajas, con una treintena de trabajadoras sexuales, frente a las más de 100 que había llegado a tener.
El primero de los grupos desmantelados estaba compuesto por ciudadanos de nacionalidad rumana y asentado en la región de Braila (Rumanía), de la que proceden la mayoría de las víctimas.
Contaban con una estructura perfectamente organizada y piramidal y gozaban de gran respeto entre otras organizaciones de proxenetas de su misma nacionalidad, apareciendo incluso, vídeos en un conocido portal informático en el que artistas famosos rumanos dedicaban canciones al líder de la organización.
Durante la investigación los agentes comprobaron que este grupo utilizaba la violencia en sus actuaciones y adoptaba numerosas medidas de seguridad, cambiando continuamente de domicilios, de vehículos y teléfonos. También se observó que su líder iba siempre con guardaespaldas de la organización y alardeaba de su capacidad económica, frecuentando habitualmente casinos, donde llegó a gastar 14.000 euros en una noche.
Igualmente se verificaron los datos aportados por las denunciantes sobre el funcionamiento de esta red y se comprobó que efectivamente se dedicaban a captar mujeres cuando aún eran menores de edad, circunstancia que hacía más fácil engañarlas y, aprovechándose de una situación de necesidad, las ofrecían trabajo como cuidadoras de niños o ancianos.
En algunos casos las víctimas llegaban a sentirse afortunadas por formar parte de este poderoso clan, cayendo en el error de querer satisfacer todos las demandas de sus explotadores, lo que reportaba a éstos enormes beneficios.
Las jóvenes eran trasladadas a España al cumplir los 18 años y una vez aquí, para doblegar su voluntad, los miembros de la organización las violaban en numerosas ocasiones como «ejercicio de entrenamiento», las amenazaban continuamente y las golpeaban.

Agresiones a las chicas

El portavoz del CNP, Josep Nin, ha explicado que en este caso «eran notables las agresiones.
tanto físicas como psicológicas y las limitaciones a su libertad». Además, también ha indicado que «a pesar que normalmente todas las redes hacen servir cierto control, en este caso gravaban las huellas digitales, y con cámaras de circuito errado, este nivel de sofisticación nos ha sorprendido».
El segundo grupo desmantelado era responsable de regentar el macro-prostíbulo Lady’s Dallas de Agullana (Alt Empordà). Este club era propiedad de un matrimonio afincado en una zona residencial de Valencia, desde donde controlaban en tiempo real todo lo que ocurría en el prostíbulo a través de un sistema de video-vigilancia.
En este local las mujeres eran explotadas sexual y laboralmente, permaneciendo en situación de semi-esclavitud, obligadas a realizar jornadas de 12 a 14 horas y a hacer uso de lectores de huella dactilar tanto al inicio de la jornada, como antes de cada servicio sexual.
Los datos así registrados eran enviados a un ordenador central instalado en el club, que permitía el control de cada una de las mujeres de forma permanente, así como al domicilio de los propietarios del mismo, situado a cientos de kilómetros de distancia.
El club exigía a las mujeres un cumplimiento estricto de los períodos de trabajo y las obligaba a pagar 70 euros diarios para mantener «la plaza», incluso los días que no ejercían la prostitución, llegando a facilitarlas esponjas vaginales para que pudieran seguir manteniendo relaciones sexuales durante el período menstrual y eludir ser penalizadas económicamente por inasistencia.
Además de este alquiler debían hacer frente a una serie de gastos generados por la actividad, que incrementaban notablemente los beneficios obtenidos por los responsables del prostíbulo. Pagaban cinco euros por gastos de electricidad, dos por cada rollo de papel higiénico o siete por el jabón. Preservativos, lubricantes, servicio de lavandería, comida, agua, refrescos o tabaco también tenían que adquirirlos en el local a precios desorbitados.
Para exprimir aun más a las víctimas económicamente, la organización había instalado inhibidores de frecuencia de telefonía móvil en el club para obligar a las mujeres a usar los teléfonos públicos instalados en el mismo y de paso restringían aún más su libertad de movimientos. Además, para poder trabajar, estaban obligadas a realizarse análisis de sangre mensualmente, en un laboratorio elegido por la dirección del prostíbulo, pagado por ellas.
Las investigadores han descubierto además envíos regulares de dinero al extranjero, realizados por el lugarteniente del dueño del club, de nacionalidad alemana, a través de distintas empresas de envío de dinero, a cambio de las correspondientes comisiones.
Este individuo, además, facilitaba inmuebles de alquiler a los proxenetas y las víctimas, y dirigía una flota de conductores que se encargaban de transportar a las mujeres desde el domicilio al club y viceversa, cobrando 15 euros por trayecto. Otro método empleado por la organización para sacar los beneficios obtenidos de nuestro país era con la colaboración directa de los chóferes de una empresa de autobuses de línea regular de viajeros con Rumanía, a los confiaban el dinero, paquetes e incluso víctimas con destino España.

Sociedades tapadera

En torno a esta actividad delictiva, se ha descubierto todo un entramado de «sociedades tapadera», utilizadas para blanquear parte de los beneficios obtenidos, concretamente mercantiles con un capital social superior a 11’5 millones de euros, numerosos inmuebles con un valor catastral superior a dos meur, varios vehículos de alta gama e, incluso, un barco de 19 metros de eslora.
La operación, que sigue abierta, se ha saldado con la detención de 19 personas, entre los que se encuentran varios de los principales cabecillas de la red de proxenetas, así como la concesión de Órdenes Europeas de Detención y Entrega (OEDE) para otros dos miembros que se encuentran en Rumanía. También han resultado imputadas cinco personas jurídicas. En cuanto a las víctimas, fueron informadas de los derechos que les asisten como víctimas de un delito de trata de seres humanos.
En total se registraron cinco domicilios y el Club de alterne y se decomisaron 101.290 euros en efectivo, un rifle con silenciador, un revólver, munición para ambas armas, una katana, dos defensas eléctricas, quince navajas, un látigo, dos bastones, una «cachiporra», nueve vehículos, casi 2.000 resguardos de envío de dinero al extranjero, varios equipos informáticos, quince teléfonos móviles y joyas.

********************************
SOCIEDAD
Interrogaciones sobre el asentimiento de las profesionales del sexo

Tras el escándalo, las prostitutas vuelven al Club Dallas

Miércoles, 27/02/2013. 09:00 h
 
Víctimas complacientes, víctimas integrales, o trabajadoras ordinarias? Una semana después de la revelación de malos tratos y condiciones de vida bajo vigilancia impuestas a varias decenas de prostitutas rumanas en el interior del Club Dallas, cercano de La Jonquera, el conjunto del efectivo ha vuelto al trabajo. El debate ético choca con la realidad y el medio de la prostitución sur-catalán revela su complejidad.
 
El escándalo moral y humanitario apuntando el Club Dallas de Agullana, a 3 km de La Jonquera, divulgado el 20 de febrero , implica una continuación que revela la complejidad del medio de la prostitución en Catalogne del Sur. En efecto, la detención de varios miembros de una red de prostitución que obligaba prostitutas rumanas a un ritmo de trabajo desenfrenado ya una vigilancia quasicarceral, es seguida por regreso de estas en el seno de este establecimiento. El 27 de febrero, la Agencia Catalana de Noticias confirmó este hecho, según el cual 30 jóvenes apenas mayores, directamente afectadas por el tratamiento incriminado, han recuperado el trabajo, sin solicitar ningún tipo de asistencia ni acompañamiento para volver al su país de origen, como lo proponían las autoridades policiales. El jefe de la unidad de Extranjería de la policía nacional española en las comarcas de Girona, Antonio Bragado, destaca que la mayoría de estas prostitutas eran perfectamente informadas, cuando salían de Rumania, de la actividad que las esperaba en Cataluña. El único engaño era fundado, según Bragado, en relación a la remuneración, más débil que el que esperaban estas profesionales del sexo tarifado, convencidas de  "hacerse ricas en tres meses" . dddddddd La operación llevada por la policía española, que se han concluido con la desarticulación de una red de explotación sexual de jóvenes rumanas, ha permitido la detención de 19 personas, entre ellas dos cabezas del sistema. Siete personas han sido encerradas en la cárcel en el marco de este caso que ha justificado una investigación de un año. En total, 215 mujeres han sido objeto de un procedimiento questionnable, pero surge una ambigüedad turbadora a propósito del carácter sufrido de la situación.
8. Momo 03.9.2019. 20.30h
Beaucoup de bruit pour rien! Il para qué le "club" continúe de fonctionner avec toutes ses pensionnaires; avec las meme hora; la même direction silence radio sur les éventuelles suites judiciaires; encore un Episode de la guerra présumée diciembre Policía espagnol; Catalane

 
SOCIEDAD
Interrogaciones sobre el asentimiento de las profesionales del sexo

Tras el escándalo, las prostitutas vuelven al Club Dallas

Miércoles, 27/02/2013. 09:00 h
 
Víctimas complacientes, víctimas integrales, o trabajadoras ordinarias? Una semana después de la revelación de malos tratos y condiciones de vida bajo vigilancia impuestas a varias decenas de prostitutas rumanas en el interior del Club Dallas, cercano de La Jonquera, el conjunto del efectivo ha vuelto al trabajo. El debate ético choca con la realidad y el medio de la prostitución sur-catalán revela su complejidad.
 
El escándalo moral y humanitario apuntando el Club Dallas de Agullana, a 3 km de La Jonquera, divulgado el 20 de febrero , implica una continuación que revela la complejidad del medio de la prostitución en Catalogne del Sur. En efecto, la detención de varios miembros de una red de prostitución que obligaba prostitutas rumanas a un ritmo de trabajo desenfrenado ya una vigilancia quasicarceral, es seguida por regreso de estas en el seno de este establecimiento. El 27 de febrero, la Agencia Catalana de Noticias confirmó este hecho, según el cual 30 jóvenes apenas mayores, directamente afectadas por el tratamiento incriminado, han recuperado el trabajo, sin solicitar ningún tipo de asistencia ni acompañamiento para volver al su país de origen, como lo proponían las autoridades policiales. El jefe de la unidad de Extranjería de la policía nacional española en las comarcas de Girona, Antonio Bragado, destaca que la mayoría de estas prostitutas eran perfectamente informadas, cuando salían de Rumania, de la actividad que las esperaba en Cataluña. El único engaño era fundado, según Bragado, en relación a la remuneración, más débil que el que esperaban estas profesionales del sexo tarifado, convencidas de  "hacerse ricas en tres meses" . dddddddd La operación llevada por la policía española, que se han concluido con la desarticulación de una red de explotación sexual de jóvenes rumanas, ha permitido la detención de 19 personas, entre ellas dos cabezas del sistema. Siete personas han sido encerradas en la cárcel en el marco de este caso que ha justificado una investigación de un año. En total, 215 mujeres han sido objeto de un procedimiento questionnable, pero surge una ambigüedad turbadora a propósito del carácter sufrido de la situación.
8. Momo 03.9.2019. 20.30h
Beaucoup de bruit pour rien! Il para qué le "club" continúe de fonctionner avec toutes ses pensionnaires; avec las meme hora; la même direction silence radio sur les éventuelles suites judiciaires; encore un Episode de la guerra présumée diciembre Policía espagnol; Catalane

El escándolo del Club Dallas

Varias cosas:
El pasado día 20, se publicó en la prensa la desarticulación de un grupo de criminales que traía a chicas rumanas para su esclavitud sexual. En la noticia no dicen cuántas víctimas han identificado en esta redada en concreto, pero apunta que a o largo del año se habían identificado a 215 víctimas de trata. la publicación de estos datos genera una gran confusión  ya que si no se lee atentamente, algo que ocurre con cierta frecuencia, parece que se rescataron ese número de víctimas en esta operación. Pero, si ya la desinformación es un constante en la manera de redactar las noticias, lo más grave de todo es que nadie sabía dónde estaban estas "víctimas", ni las propias entidades que atiende a las víctimas de trata y que la propia polícia tiene que llevar en el momento que son identificadas. Finalmente y para rematar resulta que a los pocos días, el prostíbulo sigue funcionando con toda la normalidad del mundo y las chicas siguen ahí. Obviamente esta noticia no apareció en la prensa nacional, sino en la francesa:
Montse Neira, escort, escritora, investigadora social de la prostitución.


http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/20/barcelona/1361349428.html

La Policía Nacional ha desarticulado dos grupos criminales que captaban a jóvenes rumanas menores de edad mediante falsas promesas de trabajo y, tras cumplir los 18 años, las traían a España. Una vez aquí, las obligaban a ejercer la prostitución en macro-prostíbulos de Girona, en la zona cercana a Francia. Las jóvenes eran sometidas a continuas amenazas, palizas e incluso violaciones. En total se ha detenido a 19 personas, 7 de los cuales de nacionalidad rumana ya están en la cárcel, y se ha identificado a 215 víctimas directas en el último año.
La investigación se inició hace un año después que varias víctimas denunciaran la situación en Rumanía. Las chicas explicaron que un hombre de nacionalidad rumana estaba captando mujeres menores de edad en la zona de Braila (Rumania), ofreciéndoles trabajo como cuidadoras de niños y ancianos y las trasladaban a España, donde las obligaban a prostituirse.
El CNP inició una investigación que casi un año después ha permitido llegar hasta la cúspide de ambas organizaciones. Durante este año, los agentes han averiguado que los miembros de la organización las mantenían permanentemente controladas a las chicas, llegando a utilizar escáneres dactilares que registraban tanto el inicio de la jornada laboral de cada mujer, como cada uno de los servicios sexuales que realizaban.
Entre los 19 detenidos están los principales cabecillas de ambas organizaciones, y a los largo del año de investigación se ha identificado a un total de 215 víctimas directas del macro-prostíbulo, que actualmente se encuentra en horas bajas, con una treintena de trabajadoras sexuales, frente a las más de 100 que había llegado a tener.
El primero de los grupos desmantelados estaba compuesto por ciudadanos de nacionalidad rumana y asentado en la región de Braila (Rumanía), de la que proceden la mayoría de las víctimas.
Contaban con una estructura perfectamente organizada y piramidal y gozaban de gran respeto entre otras organizaciones de proxenetas de su misma nacionalidad, apareciendo incluso, vídeos en un conocido portal informático en el que artistas famosos rumanos dedicaban canciones al líder de la organización.
Durante la investigación los agentes comprobaron que este grupo utilizaba la violencia en sus actuaciones y adoptaba numerosas medidas de seguridad, cambiando continuamente de domicilios, de vehículos y teléfonos. También se observó que su líder iba siempre con guardaespaldas de la organización y alardeaba de su capacidad económica, frecuentando habitualmente casinos, donde llegó a gastar 14.000 euros en una noche.
Igualmente se verificaron los datos aportados por las denunciantes sobre el funcionamiento de esta red y se comprobó que efectivamente se dedicaban a captar mujeres cuando aún eran menores de edad, circunstancia que hacía más fácil engañarlas y, aprovechándose de una situación de necesidad, las ofrecían trabajo como cuidadoras de niños o ancianos.
En algunos casos las víctimas llegaban a sentirse afortunadas por formar parte de este poderoso clan, cayendo en el error de querer satisfacer todos las demandas de sus explotadores, lo que reportaba a éstos enormes beneficios.
Las jóvenes eran trasladadas a España al cumplir los 18 años y una vez aquí, para doblegar su voluntad, los miembros de la organización las violaban en numerosas ocasiones como «ejercicio de entrenamiento», las amenazaban continuamente y las golpeaban.

Agresiones a las chicas

El portavoz del CNP, Josep Nin, ha explicado que en este caso «eran notables las agresiones.
tanto físicas como psicológicas y las limitaciones a su libertad». Además, también ha indicado que «a pesar que normalmente todas las redes hacen servir cierto control, en este caso gravaban las huellas digitales, y con cámaras de circuito errado, este nivel de sofisticación nos ha sorprendido».
El segundo grupo desmantelado era responsable de regentar el macro-prostíbulo Lady’s Dallas de Agullana (Alt Empordà). Este club era propiedad de un matrimonio afincado en una zona residencial de Valencia, desde donde controlaban en tiempo real todo lo que ocurría en el prostíbulo a través de un sistema de video-vigilancia.
En este local las mujeres eran explotadas sexual y laboralmente, permaneciendo en situación de semi-esclavitud, obligadas a realizar jornadas de 12 a 14 horas y a hacer uso de lectores de huella dactilar tanto al inicio de la jornada, como antes de cada servicio sexual.
Los datos así registrados eran enviados a un ordenador central instalado en el club, que permitía el control de cada una de las mujeres de forma permanente, así como al domicilio de los propietarios del mismo, situado a cientos de kilómetros de distancia.
El club exigía a las mujeres un cumplimiento estricto de los períodos de trabajo y las obligaba a pagar 70 euros diarios para mantener «la plaza», incluso los días que no ejercían la prostitución, llegando a facilitarlas esponjas vaginales para que pudieran seguir manteniendo relaciones sexuales durante el período menstrual y eludir ser penalizadas económicamente por inasistencia.
Además de este alquiler debían hacer frente a una serie de gastos generados por la actividad, que incrementaban notablemente los beneficios obtenidos por los responsables del prostíbulo. Pagaban cinco euros por gastos de electricidad, dos por cada rollo de papel higiénico o siete por el jabón. Preservativos, lubricantes, servicio de lavandería, comida, agua, refrescos o tabaco también tenían que adquirirlos en el local a precios desorbitados.
Para exprimir aun más a las víctimas económicamente, la organización había instalado inhibidores de frecuencia de telefonía móvil en el club para obligar a las mujeres a usar los teléfonos públicos instalados en el mismo y de paso restringían aún más su libertad de movimientos. Además, para poder trabajar, estaban obligadas a realizarse análisis de sangre mensualmente, en un laboratorio elegido por la dirección del prostíbulo, pagado por ellas.
Las investigadores han descubierto además envíos regulares de dinero al extranjero, realizados por el lugarteniente del dueño del club, de nacionalidad alemana, a través de distintas empresas de envío de dinero, a cambio de las correspondientes comisiones.
Este individuo, además, facilitaba inmuebles de alquiler a los proxenetas y las víctimas, y dirigía una flota de conductores que se encargaban de transportar a las mujeres desde el domicilio al club y viceversa, cobrando 15 euros por trayecto. Otro método empleado por la organización para sacar los beneficios obtenidos de nuestro país era con la colaboración directa de los chóferes de una empresa de autobuses de línea regular de viajeros con Rumanía, a los confiaban el dinero, paquetes e incluso víctimas con destino España.

Sociedades tapadera

En torno a esta actividad delictiva, se ha descubierto todo un entramado de «sociedades tapadera», utilizadas para blanquear parte de los beneficios obtenidos, concretamente mercantiles con un capital social superior a 11’5 millones de euros, numerosos inmuebles con un valor catastral superior a dos meur, varios vehículos de alta gama e, incluso, un barco de 19 metros de eslora.
La operación, que sigue abierta, se ha saldado con la detención de 19 personas, entre los que se encuentran varios de los principales cabecillas de la red de proxenetas, así como la concesión de Órdenes Europeas de Detención y Entrega (OEDE) para otros dos miembros que se encuentran en Rumanía. También han resultado imputadas cinco personas jurídicas. En cuanto a las víctimas, fueron informadas de los derechos que les asisten como víctimas de un delito de trata de seres humanos.
En total se registraron cinco domicilios y el Club de alterne y se decomisaron 101.290 euros en efectivo, un rifle con silenciador, un revólver, munición para ambas armas, una katana, dos defensas eléctricas, quince navajas, un látigo, dos bastones, una «cachiporra», nueve vehículos, casi 2.000 resguardos de envío de dinero al extranjero, varios equipos informáticos, quince teléfonos móviles y joyas.

********************************
SOCIEDAD
Interrogaciones sobre el asentimiento de las profesionales del sexo

Tras el escándalo, las prostitutas vuelven al Club Dallas

Miércoles, 27/02/2013. 09:00 h
 
Víctimas complacientes, víctimas integrales, o trabajadoras ordinarias? Una semana después de la revelación de malos tratos y condiciones de vida bajo vigilancia impuestas a varias decenas de prostitutas rumanas en el interior del Club Dallas, cercano de La Jonquera, el conjunto del efectivo ha vuelto al trabajo. El debate ético choca con la realidad y el medio de la prostitución sur-catalán revela su complejidad.
 
El escándalo moral y humanitario apuntando el Club Dallas de Agullana, a 3 km de La Jonquera, divulgado el 20 de febrero , implica una continuación que revela la complejidad del medio de la prostitución en Catalogne del Sur. En efecto, la detención de varios miembros de una red de prostitución que obligaba prostitutas rumanas a un ritmo de trabajo desenfrenado ya una vigilancia quasicarceral, es seguida por regreso de estas en el seno de este establecimiento. El 27 de febrero, la Agencia Catalana de Noticias confirmó este hecho, según el cual 30 jóvenes apenas mayores, directamente afectadas por el tratamiento incriminado, han recuperado el trabajo, sin solicitar ningún tipo de asistencia ni acompañamiento para volver al su país de origen, como lo proponían las autoridades policiales. El jefe de la unidad de Extranjería de la policía nacional española en las comarcas de Girona, Antonio Bragado, destaca que la mayoría de estas prostitutas eran perfectamente informadas, cuando salían de Rumania, de la actividad que las esperaba en Cataluña. El único engaño era fundado, según Bragado, en relación a la remuneración, más débil que el que esperaban estas profesionales del sexo tarifado, convencidas de  "hacerse ricas en tres meses" . dddddddd La operación llevada por la policía española, que se han concluido con la desarticulación de una red de explotación sexual de jóvenes rumanas, ha permitido la detención de 19 personas, entre ellas dos cabezas del sistema. Siete personas han sido encerradas en la cárcel en el marco de este caso que ha justificado una investigación de un año. En total, 215 mujeres han sido objeto de un procedimiento questionnable, pero surge una ambigüedad turbadora a propósito del carácter sufrido de la situación.
8. Momo 03.9.2019. 20.30h
Beaucoup de bruit pour rien! Il para qué le "club" continúe de fonctionner avec toutes ses pensionnaires; avec las meme hora; la même direction silence radio sur les éventuelles suites judiciaires; encore un Episode de la guerra présumée diciembre Policía espagnol; Catalane

 
SOCIEDAD
Interrogaciones sobre el asentimiento de las profesionales del sexo

Tras el escándalo, las prostitutas vuelven al Club Dallas

Miércoles, 27/02/2013. 09:00 h
 
Víctimas complacientes, víctimas integrales, o trabajadoras ordinarias? Una semana después de la revelación de malos tratos y condiciones de vida bajo vigilancia impuestas a varias decenas de prostitutas rumanas en el interior del Club Dallas, cercano de La Jonquera, el conjunto del efectivo ha vuelto al trabajo. El debate ético choca con la realidad y el medio de la prostitución sur-catalán revela su complejidad.
 
El escándalo moral y humanitario apuntando el Club Dallas de Agullana, a 3 km de La Jonquera, divulgado el 20 de febrero , implica una continuación que revela la complejidad del medio de la prostitución en Catalogne del Sur. En efecto, la detención de varios miembros de una red de prostitución que obligaba prostitutas rumanas a un ritmo de trabajo desenfrenado ya una vigilancia quasicarceral, es seguida por regreso de estas en el seno de este establecimiento. El 27 de febrero, la Agencia Catalana de Noticias confirmó este hecho, según el cual 30 jóvenes apenas mayores, directamente afectadas por el tratamiento incriminado, han recuperado el trabajo, sin solicitar ningún tipo de asistencia ni acompañamiento para volver al su país de origen, como lo proponían las autoridades policiales. El jefe de la unidad de Extranjería de la policía nacional española en las comarcas de Girona, Antonio Bragado, destaca que la mayoría de estas prostitutas eran perfectamente informadas, cuando salían de Rumania, de la actividad que las esperaba en Cataluña. El único engaño era fundado, según Bragado, en relación a la remuneración, más débil que el que esperaban estas profesionales del sexo tarifado, convencidas de  "hacerse ricas en tres meses" . La operación llevada por la policía española, que se han concluido con la desarticulación de una red de explotación sexual de jóvenes rumanas, ha permitido la detención de 19 personas, entre ellas dos cabezas del sistema. Siete personas han sido encerradas en la cárcel en el marco de este caso que ha justificado una investigación de un año. En total, 215 mujeres han sido objeto de un procedimiento questionnable, pero surge una ambigüedad turbadora a propósito del carácter sufrido de la situación.
8. Momo 03.9.2019. 20.30h
Beaucoup de bruit pour rien! Il para qué le "club" continúe de fonctionner avec toutes ses pensionnaires; avec las meme hora; la même direction silence radio sur les éventuelles suites judiciaires; encore un Episode de la guerra présumée diciembre Policía espagnol; Catalane