viernes, 27 de marzo de 2015

'Putas Indignadas' sembra la llavor de la primera plataforma de prostitutes de l’Estat

“Som dones, feministes, activistes i putes”, expliquen les portaveus de la nova plataforma, que reclama al Govern de Trias que es “reconegui professionalment” el seu ofici
Aquest dissabte (12h.) al carrer Robadors del Raval (Barcelona) es presenta en societat l’Assemblea d’Activistes Pro-drets Sobre el Treball Sexual de Catalunya per “recuperar la dignitat” i consolidar-se com un agent social amb veu pròpia
Putas Indignadas, nucli de la nova plataforma, demana que s’habilitin espais on exercir la prostitució per millorar les seves condicions laborals i la convivència veïnal
L'asamblea que agrupa diverses associacions de prostitutes ha fer roda de premsa al Col.legi de periodistes / ENRIC CATALÀ
La nova assemblea ha fet la roda de premsa al Col.legi de Periodistes / ENRIC CATALÀ
“Les prostitutes del carrer no encaixem en la marca Barcelona”, diu Paula Ezkerra, una de les portaveus de Prostitutes Indignades, un col·lectiu estretament vinculat al Raval barceloní. “No entrem en l’imaginari d’aquesta ciutat classista, que ens fa invisibles per ser dones, feministes, activistes i putes”. Ara, fartes de que altres parlin per elles, volen prendre la paraula i consolidar-se com “un agent social amb veu pròpia”, des d’on reivindicar els seus drets com a treballadores autònomes i lliures. Per fer-ho, aquest col·lectiu se suma a altres iniciatives feministes i de defensa dels drets humans per “parir” –en paraules de les portaveus— l’Assemblea d’Activistes Pro-drets Sobre el Treball Sexual de Catalunya, que es presentarà en societat demà (12h.) al Raval.
D’aquesta manera ha començat una roda de premsa al Col·legi de Periodistes de Catalunya d’alt voltatge crític en què el col·lectiu s’ha omplert de dignitat per esmenar un model de ciutat “desigual i excloent”. La portaveu Ezkerra ha fet responsable a l’alcalde Xavier Trias i la regidora de Ciutat Vella, Mercè Homs, de la “vulneració de drets” a les que es veuen sotmeses les treballadores sexuals autònomes –que no treballen per a tercers—. “No només ens castiguen expulsant-nos del nostre barri, el Raval, històric espai de treball de les putes, sinó que també ens deixen en unes condicions laborals més precàries de les que ja patim”, ha dit la portaveu, reproduint el contingut de la  carta oberta feta pública aquesta setmana.
I és que la gota que ha fet vessar el got de la seva indignació ha estat, precisament, el tancament del seu local, al número 25 del carrer Robadores. El passat 19 de març de 2015 les prostitutes es van trobar tapiat el local en el que exercien l’ofici i a on, fins al moment, els unia una relació d’arrendatàries amb el propietari. “L'Ajuntament va entrar il·legalment amb voluntat d’expropiar el pis”, explica Ezkerra, que denúncia “situacions diàries” de vexacions, no dels clients, sinó dels cossos de seguretat. “Els abusos que hem vist en els casos del 4-F i el de Juan Andrés Benítiez els patim nosaltres cada dia”, explica abans de cloure: “Es pensen que som la cara més dèbil, però ara ens hem fet fortes”.
Preguntades per aquest mitjà sobre els objectius a curt termini, les prostitutes –que cada dimecres fan una cassolada reivindicativa a les set de la tarda a la porta de l'edifici— asseguren que treballen en un full de ruta i una agenda d’accions, però que “el primer que necessitem és recuperar la dignitat”. El primer pas per fer-ho serà una acció aquest dissabte (12h.), quan l’assemblea es presentarà formalment al barri. Laia Serra, advocada del col·lectiu, ha insistit en la “vulneració sistemàtica” de drets que pateixen les seves companyes i ha posat sobre la taula “la visió paternalista” sobre la prostitució, que evita, segons ha explicat, “la gestió dels conflictes des d’un prisma de respecte i d’igual a igual”.
Segons el col·lectiu, és la primera vegada a l’Estat que s’aconsegueix una expressió d’autoreconeixement de les prostitutes organitzades com actor social. I han interpel·lat directament a l’alcalde Trias: “S'omple la boca de les parules convivència, plans d'atenció i lluita contra el tràfic, quan en realitat parlen des dels despatxos”, ha dit Ezkerra que ha afegit: “Mentrestant, continua havent violència cap a nosaltres i cap a les dones víctimes de tracta que són multades i coaccionades”.
La proximitat de les eleccions també ha planat sobre el Col·legi de Periodistes aquest matí. En diverses ocasions, Ezkerra –que estarà a les llistes de la CUP— ha agraït públicament el suport de grups emergents que aspiren a irrompre a l’Ajuntament, com és el cas de Capgirem Barcelona i Barcelona en Comú. En aquest sentit, Ezkerra no ha amagat les seves preferències per la CUP de qui ha assegurat que, des del primer moment, han rebut tot el suport i amb qui ja estan trballant un pla d'acció que garanteixi els drets sexuals de les dones. També hi ha hagut paraules d’agraïment a la tasca de la Síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà.
La roda de premsa ha estat al Col.legi de Periodistes / ENRIC CATALÀ
La roda de premsa ha estat al Col.legi de Periodistes / ENRIC CATALÀ

Què significa l’espai del carrer Robadors per al col·lectiu?

Des de fa 13 anys, aquesta finca del carrer Robadors ha servit d’aixopluc per a les prostitutes del Raval. No només ha estat un espai on treballar en unes mínimes condicions d’higiene i comoditat, sinó fins i tot ha fet de llar social per a moltes dones dones en situació irregular. A més, amb els temps ha anat tenyint-se d’esperit combatiu, motiu pel qual ha acabat sent, també, un emblema de la lluita organitzada de les prostitutes, estretament vinculades en aquest barri popular de Barcelona, l'antic barri Xino.
Des que no compten amb aquest espai —al que anomenàven el seu "palau"—, el col·lectiu constata un empitjorament radical de les condicions laborals. “Volem deixar clar que nosaltres captem els clients al carrer, però no treballem al carrer; però perquè segueixi sent així ens cal un espai com el que teníem”. El consistori, propietari ara de la finca i de les que hi ha al costat, havia mantingut converses amb el col·lectiu, però sense arribar a cap acord ni a cap solució alternativa.
Les prostitutes asseguren que hi ha hagut una voluntat deliberada “d’atacar el seu espai de lluita” i ho fonamenten en què el consistori sabia que allà es reunien les integrants del col·lectiu de Putas Indignadas. “No ens queixem que sigui propietat de l’Ajuntament, ens queixem de l’opacitat en la negociació amb el propietari”, apunta una de les prostitutes que assegura, a més a més, que es va “amenaçar” el propietari en multar-lo si s’oposava a la compra municipal. “El nostre cos és la nostra empresa i reivindiquem el dret al treball”, explica Ezquerra que valora l’acció del govern com “un cop als moviments socials de protesta”.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Denuncia del Colectivo Hetaira


El colectivo Hetaira, dedicado a «la defensa de los derechos de trabajadoras y trabajadores del sexo» ha expresado hoy su «indignación» ante la posible prohibición por el Gobierno de la prostitución en las carreteras y han denunciado la «doble moral» de una medida que, a su juicio, «atenta contra los derechos humanos de quienes ejercen por decisión propia, ya que la prostitución no es delito en nuestro país».
Según Hetaira, «tal y como se ha demostrado en Cataluña, no solventa los problemas que padecen trabajadoras y trabajadores del sexo, sino que les discrimina y empeora notablemente las condiciones de trabajo». «Al criminalizarles -explica- se les obliga a trabajar clandestinamente, con tratos rápidos y teniendo que desplazarse a lugares ocultos y, en consecuencia, más peligrosos».
Para este colectivo, prohibir «la presencia de prostitutas y chaperos en las carreteras» responde a «la doble moral dominante que utiliza la prostitución, pero que no quiere que sea visible». «Con medidas prohibicionistas (sean administrativas o penales) se obliga a que trabajadoras y trabajadores del sexo que trabajan autónomamente, tengan que dirigirse a locales cerrados bajo condiciones de trabajo abusivas», señala en un comunicado.

«Mientras, se piensa en montar Eurovegas»

Así mismo, añade, «resulta sospechoso que, mientras desde el Gobierno central se piensa en prohibir la prostitución en los espacios públicos, Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, se reuniera, en febrero de este año, con ANELA (Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne) o esté pensando en montar un Eurovegas con lo que se facilitaría la apertura de grandes prostíbulos, donde las mafias podrían campar a sus anchas parapetadas en sociedades anónimas».
Los miembros de Hetaira dicen ser conscientes de los problemas de convivencia ciudadana y de seguridad vial que algunas formas de ejercicio de la prostitución ocasionan, por lo que reiteran que la única solución para estos conflictos es «la negociación de espacios públicos donde se pueda trabajar en mejores condiciones de seguridad, higiene y tranquilidad».
Esta organización exige «el reconocimiento de la prostitución como un trabajo legítimo y la regulación de las relaciones laborales cuando median terceros, es decir, cuando ésta se ejerce en locales cerrados».

En Irlande del Norte, país que quiere prohibir la prostitución. Mujeres que reclaman su derecho a ejercer

 Cada vez más mujeres y personas que ejercen la prostitución luchan para que sean reconocidos sus derechos. En Irlanda el modelo es el prohibicionista ¿la excusa? terminar con la esclavitud... pero es de sobras sabido que la prohibición no conlleva que desaparezcan las condiciones de explotación, sino que por el contrario, permanece todavía más oculto, y es más díficil de perseguir.



La lucha contra el comercio sexual que comenzó hace un par de meses en Irlanda del Norte, ha abierto un debate entre las miles de prostitutas que no se sienten a gusto con la nueva legislación. 
Laura Lee es una de ellas. La mujer nacida en Dublín, está en medio de un desafío legal que busca poner fin al proyecto de ley que prohíbe la prostitución con el objetivo de regular el tráfico de personas, y la violencia vivida por las mujeres que se someten al comercio sexual.
Según informó The Guardian, Lee, que además de ejercer la prostitución es psicóloga, cree que la ley es injusta ya que "supone una discriminación contra las mujeres que deciden ejercer por su cuenta el oficio más viejo del mundo". Es por esto, que la mujer de 37 años presentará su caso en el Tribunal Superior de Belfast en junio, mismo mes que la ley debería entrar en vigor. 
"Hago esto porque creo que cuando dos adultos consienten tener sexo a puertas cerradas, independiente del intercambio de dinero, no es un asunto del estado. La ley que han creado no tiene nada que ver con las personas que deciden llevar a cabo el acto, sino que es un aborrecimiento moral del partido DUP (Partido democrático Unionista) a las relaciones sexuales pagadas", aseguró al diario británico, agregando que después del 1 de junio, la vida de las trabajadoras sexuales en Irlanda del Norte será mucho más difícil.
Según publicó el diario español El mundo, el diputado del DUP, Maurice Morrow, que impulsó la ley, asegura que más del 80% de la población en el Ulster, está a favor de la "criminilización de la prostitución", luego de que en octubre de 2014 ganaran la asamblea con 81 votos a favor y 10 en contra. 
A pesar de lo que piensan los parlamentarios, Lee afirma que su equipo legal se está preparando con varios artículos de la Convención Europea sobre los derechos humanos para desafiar y revocar la ley de Morrow.
"Hay varios artículos que abordaremos, como es el artículo 8 que regula el derecho a la intimidad, o el 3 que trata sobre la protección contra los tratos degradantes. Nuestro equipo legal, además se referirá al derecho a ganarse la vida consagrado en la Carta Social Europea". 
La iniciativa será financiada a través de una campaña de crowdfunding en las redes sociales, y con el aporte de diferentes grupos de trabajadores sexuales de todo el mundo.
Lee, ha trabajado en todo los rincones de la industria sexual de Escocia: en un departamento privado, como dama de compañía, en un sauna de Edimburgo y en las calles de Glasgow, acumulando en su historial 53 condenas por dirigir burdeles. 
Al conversar con The Guardian, Lee aseguró que ha tenido momentos de violencia, que la han atacado con cadenas de perro, que sus cuatro hijos fueron separados de ella, y recuerda cómo tuvo que reconstruir su cara luego de que un apostador la atacara. "Siento como si tuviera más de 500 años con todas las cosas que he visto", cuenta. "A veces deseo no levantarme".
Sin embargo, a pesar de los sucesos con los que ha tenido que lidiar, sabe que representa a una gran mayoría de trabajadoras sexuales que se resisten a dejar el rubro. Las encuestas apuntan a que un 98% de los trabajadores de la industria sexual no están a favor del modelo. Asimismo, revelan que el 84% de los clientes seguirán haciéndolo clandestinamente.
Respecto a las cifras, el ministro de Justicia de Irlanda del Norte, David Ford, advirtió que la policía va a tener dificultades al momento de enjuiciar y llevar a los tribunales a los hombres que decidan pagar por sexo. "Un número de teléfono en el celular no puede ser una prueba suficiente para los jueces", comentó el político al El Mundo.

Rueda de prensa de Prostitutas Indignadas. Viernes 27 de marzo a las 12h en Barcelona


Llamamiento de adhesiones de Prostitutas Indignadas ante la vulneración de derechos del Ayuntamiento de Barcelona

 Si alguna asociación o entidad se quiere adherir y darnos su apoyo ruego me lo confirme con la mayor urgencia antes de mañana jueves a las 12h. ya que mandaremos el comunicado mañana por la tarde y la rueda de prensa se realizará el viernes 27 de marzo a las 12h en el Col·legi de Periodistes de Catalunya- Rambla de Catalunya 10, pral. - Barcelona

Muchas gracias


CARTA ABIERTA DE PROSTITUTAS INDIGNADAS
Esta carta está dirigida a los diferentes grupos políticos municipales y a las personas que se han designado como candidatas para ser alcaldes de la Ciudad de Barcelona.
Tenemos a nuestro lado a movimientos sociales y feministas, a entidades sociales de referencia y  a personas clave en la defensa de los Derechos Humanos.
El jueves 19 de marzo sufrimos un nuevo cierre a una de nuestras casas. Vinieron con una orden judicial pero sin aviso previo de precinto. Vinieron a tapiar la puerta de calle Robadors, 25.
La finca entera fue comprada recientemente y es propiedad del Ayuntamiento, junto con otras fincas de la calle. En este espacio era bien conocido que nos reuníamos las integrantes del colectivo de Putas Indignadas. Este es un golpe a los movimientos sociales de protesta, a la capacidad de organizarse de la ciudadanía. Es un golpe que pretende callar lo que todo el mundo sabe: que el Ayuntamiento de Barcelona especula con nuestros barrios y vende nuestra ciudad.
El Ayuntamiento combina sus políticas policiales represivas en el Raval con sus planes educativos de “reinserción” – que ofrecen precariedad y servicios sociales a cambio de la redención de multas- y además se ha dedicado a comprar fincas del barrio con el objetivo de desahuciar y “limpiar”. Estas políticas no están destinadas únicamente a las trabajadoras sexuales, pretenden preparar el centro de la ciudad para turistas, especuladores y “vecinos dignos”. Nosotras no somos las primeras desahuciadas, tampoco seremos las últimas.
La vulneración de nuestros derechos es constante pese a que hemos ofrecido nuestra ayuda como colectivo para encontrar mejoras reales de la convivencia en nuestros barrios, pese a que somos quienes conocemos mejor las realidades de exclusión y la trata.
Tanto el Alcalde, Xavier Trias, la Regidora de Dona i Drets Civils, Francina Vila y la Regidora de Ciutat Vella, Mercé Homs no buscan soluciones, buscan negocios. Buscan marear a la ciudadanía con actos y discursos que nunca mejoran nuestras vidas. La participación ciudadana de esta ciudad está muerta porque la han corrompido.
Se llenan de palabras sobre “convivencias”, “planes de atención” y “lucha contra la trata” cuando en realidad hablan desde los despachos. Mientras tanto, sigue habiendo violencia hacia nosotras - trabajadoras libres- y aún peor hacia las mujeres víctimas de trata que son multadas y coaccionadas, mientras no se les da la seguridad necesaria para ellas y sus familias, mientras se les niega asilo a aquellas que no tienen papeles, mientras a las palabras políticas se las lleva el viento.
Por eso pedimos un compromiso de los grupos municipales que se presentan a las próximas elecciones para defender nuestros derechos fundamentales:
·         Que se comprometan a cesar las políticas represivas hacia las personas que ejercen prostitución.
·         Que se comprometan a negociar con nosotras espacios de trabajo mejorando la convivencia y la vida vecinal en nuestros barrios.
·         Que se defiendan los derechos y la seguridad de las compañeras en trata.
Os pedimos apoyo porque no es posible continuar en silencio, siendo cómplice de los abusos.
 
 
Prostitutas Indignadas                                                                              Marzo de 2015        
#PutasConCasaYa

lunes, 23 de marzo de 2015

entrevista a Georgina Orellano, de AMMAR Argentina, afrontando los mismos problemas que en España

 http://www.elciudadanoweb.com/el-estado-tiene-que-estar-con-nosotras-no-perseguirnos/

“La dignidad no está en la vagina, está acá”, dice con firmeza Georgina Orellano, y se señala la cabeza. “Vemos ahora cómo los partidos políticos se prostituyen. Nosotras no lo hacemos nunca con nuestras ideas y convicciones”. La mujer, de mirada intensa, es la secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices (Ammar) a nivel nacional, y en este caso habla representando a las trabajadoras sexuales organizadas. Orellano tiene 28 años y junto a sus compañeras lleva años levantando las banderas por una ley que regule el trabajo sexual. Afirma que, pese a no ser ilegal, la prostitución es cada vez más clandestina y precarizada, y que para que la situación cambie el país deberá despojarse de prejuicios y de una moral que nada tiene de genuina. Por eso se señala la cabeza y repite una y otra vez dónde está y qué es para ella la “dignidad”.
Georgina Orellano llegó a Rosario la semana pasada tras los allanamientos a dos locales de prostitutas que se realizaron en la zona de la Terminal de Ómnibus. Los operativos y la movilización de las mujeres que allí trabajaban instalaron en Rosario un debate que la ciudad de Sandra Cabrera –dirigente de Ammar asesinada en 2004 tras denunciar corrupción policial– se debe hace tiempo: quiénes son las trabajadoras sexuales, cuáles son sus condiciones, cómo le afectan la aplicación de las políticas anti-trata. “La única violencia que se sufre en este caso es la institucional. Hicimos la actividad para cortar con la hipocresía. Escuché a funcionarios decir que habían rescatado a víctimas de trata y eso nos dio mucha bronca. Se llenan la boca diciendo que hicieron un trabajo intenso, que rescataron a víctimas y en realidad exponen a compañeras a una mayor vulneración de sus derechos. Estamos en un contexto de campañas políticas, elecciones en todos los niveles del Estado, y no podemos permitir que levanten la bandera de la lucha contra la trata cuando en realidad estás empujando a mujeres a una mayor precarización”.
—¿Cuál es la postura de Ammar frente a las políticas anti–trata?
—Estamos totalmente en contra de la trata. Nuestra crítica es hacia cómo se realizan los operativos antitrata. Durante los allanamientos rompen todo, entran armados, ponen a las compañeras contra la pared, las desnudan. Estamos en contra de eso, de la humillación. Supuestamente buscan víctimas de trata y las prejuzgan como delincuentes.
—La semana pasada usted señaló a Rosario como una de las ciudades más inseguras y desprotegidas, ¿por qué?
—Rosario está reliberada, la venta de droga está donde están las compañeras, les roban y golpean, y nadie las protege. Los que deberían hacerlo son las fuerzas policiales y parece que están del otro lado. La Policía santafesina no puede llevar detenida a una mujer que está trabajando en la calle. Y no la detiene, pero sí la está amedrentando permanentemente. En Rosario hay muchas extranjeras que desconocen la ley y no saben en qué ampararse. La Policía les pide plata y les dice dónde trabajar, o no.
—¿Por qué, desde el asesinato de Sandra Cabrera, es tan difícil que en la ciudad se re-organice Ammar?
—Las compañeras tienen miedo, porque a Sandra la mataron por denunciar a la Policía. Siempre estuvo el intento, tenemos delegadas, pero es difícil volver a organizarnos. Estamos poniendo el énfasis en el empoderamiento de las mujeres: les enseñamos sus derechos, damos charlas. Tal vez con este conflicto podemos volver a organizarnos.
—¿Hay un cambio en la violencia que se ejerce sobre las trabajadoras sexuales?
—Con el paso de los años el trabajo sexual se criminaliza más. Hace tres años los cabarets y las whiskerías estaban habilitados. Eso implicaba inspecciones, que las chicas tuvieran libreta sanitaria, y condiciones laborales dignas. Las compañeras eran monotributistas, anotadas como alternadoras, y con eso podían hacer aportes jubilatorios, tener obra social, había un convenio colectivo dentro del lugar. A través de las políticas anti-trata se han implementado leyes provinciales y ordenanzas municipales que prohíben estos lugares. Y eso no significa que hayan dejado de existir. Están bajo otro rubro, y las compañeras más desprotegidas.
—Usted dijo que se puede clausurar, prohibir, pero el trabajo sexual va a seguir existiendo…
— Cada prohibición genera un negocio. Se prohibió el “rubro 59” y se abrieron otros nuevos: “Solos y solas”, “Masajes”. Antes, publicar salía 60 pesos por día; ahora, 200. En las páginas web antes publicábamos gratis, ahora nos cobran entre 800 y 1.000 pesos. Cada prohibición desprotege más a los sectores vulnerables. Sucede lo mismo con el aborto: está prohibido, pero existe. Sucede también con la marihuana: se llevan preso al pibe que fuma porro en la esquina, nunca al que se la vende. Siempre se corta el hilo en lo más delgado.
—¿Qué sienten ustedes cuando las tildan de mujeres que cosifican el cuerpo?
—El gran problema acá es nuestra herramienta de trabajo. Hay una mirada impuesta sobre la mujer y nosotras nos corremos: hablamos de autonomía de los cuerpos, de ser trabajadoras autónomas. Nuestra herramienta de trabajo es nuestro cuerpo y si el Estado está presente con derechos y garantías no debería por qué haber una tercera parte intermedia que nos proteja. Pero frente a un Estado ausente vamos a buscar a un tercero que nos cuide y que se quedará con un porcentaje de nuestra ganancia. Mientras sigamos discutiendo si esto es trabajo o no, se sigue haciendo caldo gordo a la violencia institucional que sufrimos y al proxenetismo.
—El Estado, sin embargo, propone alternativas laborales a trabajadoras sexuales que no quieran serlo. ¿Cómo las ven?
—Nos dejan en el rol de mujer sumisa y funcional al patriarcado. Es como que la mujer de los planes sociales sólo puede aspirar a ser peluquera, costurera o tener un emprendimiento para hacer aritos. Se dice que nuestro trabajo es funcional al patriarcado, estamos en contra, no lo somos.
—¿Por qué dicen que no son funcionales al patriarcado?
—Porque nosotras tenemos el poder de decisión sobre nuestro cuerpo y en la relación con el cliente. Esto es un contrato entre las dos partes y las reglas las ponemos nosotras. Nosotras decidimos qué servicio sexual dar y cuál no, decidimos a qué hoteles vamos a ir, cuánto vamos a cobrar. El cliente acepta, no tiene poder sobre nosotras a través del dinero. No es que por 300 pesos nos va a pegar y a humillar o a hacer lo que quiera en una habitación. Muchas veces se piensa eso porque se habla de afuera, no en primera persona. Se escandalizan con las trabajadoras sexuales, nos victimizan todo el tiempo y no pueden vernos como mujeres de derecho que tienen decisión sobre su cuerpo. Sí vemos al patriarcado en mujeres que nos señalan y dicen que está mal lo que hacemos, trabajándonos mucho más el estigma para que nos vea como las putas, las víctimas, las pobrecitas. Se escandalizan por nuestro sector, pero no por las compañeras explotadas laboralmente en el campo o las fábricas. Se escandalizan porque nosotras explotamos la vagina y no nuestras manos.
Trabajadoras sexuales por un debate y una ley
La Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina presentó en julio de 2013 un proyecto de ley de Regulación del Trabajo Sexual. Esta legislación daría lugar a una serie de exigencias del sindicato: ser monotributistas en la categoría de trabajadora sexual, tener obra social y aportes jubilatorios, incluso contempla la creación un carnet habilitante. “La prostitución en Argentina no es ilegal pero tampoco es legal, hay un vacío y eso hace que la mayor cantidad de veces trabajemos de forma más bien clandestina. Por eso necesitamos que el Estado esté presente a través de derechos y garantías y no de la persecución policial”, explicó la secretaria general de Ammar.
Como el proyecto de ley pierde estado parlamentario en octubre, comenzó a trabajarse en las legislaturas provinciales. Mendoza, Capital Federal, Neuquén y Santiago del Estero abrieron las puertas del Parlamento a la discusión. “Buscamos instalar el debate.
Para que Argentina legisle sobre el trabajo sexual tiene que dejar de lado cuestiones moralistas, hipocresías, desconocimiento, prejuicios e intereses. Estamos dispuestas a un debate abierto y político”.

domingo, 22 de marzo de 2015

Manifiesto de Putas Indignadas del 7 de marzo del 2015.

Manifest que van llegir les Putes Indignades al carrer Robadors, la nit del 7 de març al passar la manifestació “La nit és nostra”:
Buenas noches amigas. Bienvenidas a esta calle Robadors, nuestro territorio, nuestra zona de guerra. Aquí donde som@s nosotr@s l@s dueñas, señoras con las ideas claras: las Putas Indignadas.
16125694814_7399d8c429_k 

Manifiesto que leyeron las Putas Indignadas en la c/Robadors la noche del 7 de marzo, al terminar la manifestación "La noche es nuestra".

 Manifest que van llegir les Putes Indignades al carrer Robadors, la nit del 7 de març al passar la manifestació “La nit és nostra”:


Esta noche tan especial, reivindicamos el derecho de protagonismo que el Patriarcado cada día nos roba.
Sí somos PUTAS porque mi cuerpo lo disfruta. Somos Mujeres con capacidades, no muñecas de trapo. Mujeres con tacones altos y una lengua afilada para ser utilizada contra tod@s aquell@s que castigan, vulneran, juzgan y nos culpan con el estigma.
Mujeres, gritad fuerte porque yo lo valgo, nosotr@s movemos el mundo. No estamos solas, juntas haremos una justicia clara i precisa. Que el patriarcado se doblegue al empoderamiento de todas las mujeres.  Ya no más esclavitud, no más sumisión. Exigimos derechos. Exigimos libertad. Exigimos igualdad.
Somos mujeres solidarias, siempre anteponemos el bien común dejando atrás nuestros objetivos personales, porque esta sociedad mezquina nos quiere inseguras. Pero hoy, hoy estamos indignadas. Queremos la revolución.
Nuestros cuerpos nos pertenecen igual que nuestra sexualidad.
Esta noche, igual que las lobas, salimos en jauría, con los dientes largos y las garras afiladas para que el patriarcado se entere de que ya no tenemos miedo.

Comunicado que he presentado en el Congreso de antropología de Ankulegui


El pasado día 13, presenté un comunicado en el Congreso de Antropología de Ankulegui, en el que dí a conocer el activismo por los derechos de las personas que ejercen la prostitución de AMTTSE y Prostitutas Indignadas.